sábado 14 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Salta

Wichís: investigarán el destino de $10 millones que recibió la fundación de Abel Albino

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

El senado salteño aprobó por unanimidad un proyecto para que la Auditoría General investigue a dónde fueron a parar unos diez millones de pesos destinados por la gestión del ex gobernador Juan Manuel Urtubey para la Fundación CONIN, que encabeza el pediatra mendocino e integrante del Opus Dei, Abel Albino, y contó con el apoyo institucional del Obispado de Orán y de la Universidad Nacional de Salta.

El texto sostiene que Urtubey “entabló relación con la Fundación CONIN y fue presentada como una alianza estratégica entre el Gobierno de Salta, el Obispado de Orán, la UNSa y algunas empresas”.  En 2013 la provincia “se comprometió a construir un Centro de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana (CPP) en la localidad de Coronel Juan Solá, que fue entregado en comodato a CONIN, por un período de 20 años, para que fuera administrado y gestionado por la misma fundación”.

Denuncian que Bergman devolvió 38 millones de dólares destinados a las comunidades wichí
  • Tinelli junto a otros empresarios, construirán 10 pozos de agua para la comunidad wichi
  • Un año después, en junio de 2014, el Estado salteño concluyó las obras con una inversión de 1.873.779, 59 pesos, que permitió la construcción de un edificio “con 5 consultorios, guardería con baños, sala de juegos y estimulación temprana”. El centro contó con un “núcleo sanitario, sala de descanso para el personal, cocina con despensa, taller de oficios comedor y sala de máquinas y tanques”.

    En marzo de 2016 la provincia puso en marcha un segundo centro en la capital provincial con una inversión de 2.422.455 pesos. La obra contó con “230 metros cuadrados, tres consultorios, galerías, núcleo sanitario, guardería, área de administración, sala de estimulación, taller de oficios y cocina con despensa”.

    La tercera obra proyectada estaba prevista en la localidad de Apolinario Saravia. Se trataba del “segundo Centro CONIN más grande de Argentina”, con “más de dos mil metros cuadrados, equipado con los todos elementos y recursos humanos necesarios para impulsar acciones de prevención sanitaria y nuevas políticas de promoción social en ese municipio”. El pedido de investigación recuerda que Urtubey explicó “en el informe de gestión de abril de 2018 que había nueve centros de prevención con la fundación CONIN”.

    Además de los fondos para la construcción de los centros que fueron entregados a CONIN en comodato, el disuelto ministerio de Primera Infancia “informó en 2018 que realizaba un aporte anual de 2.676.360 para conformar los equipos, mantener los espacios, adquirir la mercadería y los equipamientos necesarios para brindar la mejor atención a los beneficiarios".

    De acuerdo a la información provista por la cartera de Primera Infancia, sus funcionarios “trabajaban junto a CONIN en más de 23 comunidades, parajes y barrios de la provincia, que permitían la asistencia de 2.334 niños, niñas, madres y embarazadas”.

    Luego de la enumeración de fondos y obras, el informe sustenta la intervención de la Auditoría General de Salta, para saber cómo se utilizaron los fondos y por qué no impactaron en la reducción de los índices de déficit nutricional: “Al cruzar datos que publicó la Dirección General de Estadísticas y los informes de gestión de la Provincia de los últimos años se constató que no hubo una reducción sostenida de la desnutrición infantil en los chicos de cero a dos años”.

    De acuerdo a los datos oficiales “en 2013, el déficit cubría al 1,9% de esa población, en 2014 al 1,8%, en 2015 al 1,7%, en 2016 al 2% y en 2017 al 1,9% en 2017”. Aunque no hubo mermas en esa tasa, el informe sostiene que “ninguna fuente oficial quiso explicar (el comportamiento) de estos indicadores”.

    El texto sostiene que “los datos oficiales sí dieron cuenta de una reducción en la tasa de mortalidad infantil, porque de 2008 a 2017 bajó casi cinco puntos: en 2008 el índice era de 15 por mil en la cantidad de niños menores de un año fallecidos y en 2017 bajó a 10,5 por mil”. Sin embargo, el pedido concluye que “la gestión gubernamental en la materia no ha generado las mejorías promocionadas a pesar de inversiones millonarias dispuestas en relación a una situación que evidencia cronicidad y compromete la salud de los sectores más vulnerables”.

    Por esa razón, los senadores aprobaron por unanimidad que “se practique una auditoría en relación a las inversiones realizadas para construir los centros CONIN, como así también los montos transferidos a la fundación CONIN a fin de atacar estérilmente las situaciones de pobreza extrema y los problemas de desnutrición y mortandad infantil”.

    Te Puede Interesar