Fue acusado de abuso

Gobernador electo de Tierra del Fuego: "Me atacan por ser gay"

Gustavo Melella atribuyó a su condición sexual las acusaciones que le hizo un grupo de obreros.
miércoles, 19 de junio de 2019 · 09:50

El gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, reveló este martes su condición sexual y que está en pareja desde hace 16 años. De este modo, atribuyó a su condición sexual las denuncias por abuso presentadas tiempo atrás por tres obreros de la construcción ante la justicia de esa provincia.

“Soy gay y estoy en pareja hace 16 años, pero no pienso en casarme”, aseguró el flamante mandatario. El ahora intendente de Río Grande manifestó que antes de ser político fue “hermano salesiano”, que es “equivalente a cura, pero sin dar misa ni confesar”, y detalló que vive en la provincia austral desde 1996. 

En ese sentido, Melella precisó: “Sabíamos que por mi condición sexual, las denuncias iban a venir por ese lado. Y justo comenzaron después de que internamente dije que iba a ser candidato a gobernador”, dijo en declaraciones a radio La 990.

“Como no pudieron por corrupción, porque somos gente transparente, fueron por ahí”, insistió el dirigente, que el domingo le ganó la elección en primera vuelta a la gobernadora Rosana Bertone.

En relación a las denuncias por abuso sexual que investiga el juez Raúl Sahade, el funcionario contó que el caso fue motorizado por “un medio nacional”, y que usaron como testigo a un ex empleado de maestranza del municipio, que “después se desdijo ante la Justicia y que terminó recibiendo una casa social para su hija por parte del gobierno de la provincia”.

"Este testigo y otros fueron denunciados por falsa denuncia”, informó.

El funcionario fue imputado por el presunto delito de "abuso sexual coactivo" en 2018, en una causa en la que se investiga si pidió favores sexuales a trabajadores a cambio de empleo.

El juez desestimó la denuncia, pero después la fiscal de Río Grande volvió a imputarlo. La presentación contra el político respondió a un "requerimiento de instrucción penal" tras la denuncia del obrero Mario Lovera, uno de los tres denunciantes.