Río Negro

Trata de rescatar a una familia aislada en temperaturas hasta 20° bajo cero

Una tormenta los dejó atrapados en un paraje alejado. Bomberos trabajan para rescatarlos.
miércoles, 25 de julio de 2018 · 15:49

Siete personas permanecen peligrosamente aisladas, por un verdadero océano de nieve y temperaturas de hasta 20 grados bajo cero, en un apartado sector de la desolada Línea Sur de Río Negro.

Se trata de una familia de apellido Manquín que puebla distintos sectores de paraje Cona Niyeu, en la Meseta de Somuncura, ubicada en la frontera con Chubut. Los campos de los Manquín quedan a unos 60 kilómetros de este paraje. Es un territorio desértico, helado, atacado por los vientos y que en temporada de invierno se convierte en una trampa mortal para humanos y animales que no encuentren refugio.

Por estas mismas horas se desarrolla un complejo operativo de rescate con la ayuda de un helicóptero, camiones, camionetas 4x4 y más de una veintena de especialistas. La familia está compuesta por Orfilio Manquín (50), su esposa Verónica (42), sus hijos (16) y Pedro (14) y su sobrina Cintia (16). A ellos se le suman, en otro campo, Antonio Manquín (45) y su hijo Oscar (14).

La funcionarios y policías de Río Negro, en conjunto con efectivos de Gendarmería Nacional y Bomberos de Sierra Grande, intentaron en varias oportunidades esta semana llegar hasta sus ranchos para rescatarlos y llevarlos pueblos cercanos donde podrán brindarles calefacción y alimentos. Sin embargo, las ruedas de las 4x4 fueron quedando encajadas en zonas donde hay desde 50 centímetros hasta casi un metro de nieve. A esto se le suma el mal tiempo, temperaturas dignas de la Antártida y lo apartado del destino.

Este miércoles a las 10 partía desde Trevelín (Chubut) un helicóptero que debía llegar alrededor del mediodía a Cona Niyeu para desde allí comenzar a “levantar” a los pobladores. Mientras que, por tierra, los transportes más pesados (camiones de tipo militar) intentaban acompañar el procedimiento por tierra.

Los baqueanos están en sus sectores desde hace aproximadamente una semana, cuando volvieron desde las pequeñas comunidades donde pasan parte de su año para controlar el estado de sus casas y animales. Pero las últimas nevadas los dejaron completamente cercados por bloques de nieve y escarcha. El regreso se volvió imposible. Para cuando los equipos de salvamento quisieron entrar con comida y leña ya era tarde.

De todos modos, los funcionarios aclaran que los hombres y mujeres de campo están bien. Son fuertes y están acostumbrados a soportar los extremos rigores del sur, cuentan.

“Los vecinos no están perdidos en la Meseta de Somuncura, están aislados por la nieve y se cree que están en el puesto rural a salvo. Arriba hay mucha nieve y eso no los deja pasar”, indicó al diario Río Negro César Brione, comisionado de Fomento de Cona Niyeu. “Estamos trabajando fuerte para llegar hasta ellos, Implementamos un operativo importante que esperamos tenga buenos resultados”, dicen funcionarios provinciales.

La Línea Sur de Río Negro es un geografía de una belleza abismal que en invierno adquiere características únicas. Se han registrado temperaturas de hasta 35 grados bajo cero en localidades como Maquinchao. Durante la época de los temporales de viento blanco, la ruta es cubierta por una capa de barro y nieve que hace que los vehículos “naveguen” de un lado al otro. La visibilidad es nula.

Los baqueanos optan por transitar las huellas estoicos arriba de sus caballos, acompañados de sus fieles perros.

Fuente: Clarín.

 

Otras Noticias