jueves 27 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Lavagna no se decide

En una entrevista con la agencia DyN, acusó al presidente Kirchner de ejercer “un populismo de caja”. En Mar del Plata encabezó un acto al que confluyeron peronistas, radicales y de otros sectores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
24 de septiembre de 2006 - 00:00
El ex ministro de Economía Roberto Lavagna ratificó que aún no decidió lanzar su candidatura presidencial, pero destacó los "avances" en el armado de la estructura política que están realizando radicales, peronistas opositores, el MID, ex frepasistas y otros sectores opositores en el marco de una concertación "alternativa" que enfrente al kirchnerismo en el 2007.

Con el traje de político puesto, Lavagna demostró durante toda la jornada de reuniones que encabezó el viernes en Mar del Plata, que está convencido de que puede ganar las elecciones del próximo año si avanza el proyecto político y económico que enfrente al Gobierno, al que calificó de "populismo de caja que puede abrir las puertas nuevamente a la derecha".

Lo que sigue es el diálogo que Lavagna mantuvo con la agencia DyN, poco antes de encabezar un acto junto a Hilda "Chiche" Duhalde, Jorge Sarghini, Federico Storani, Leopoldo Moreau, Francisco De Narváez.



-¿Cómo se siente con este cambio de traje, de técnico y economista a político?

- La crisis del año 2001-2002 fue tan profunda, la desarticulación de la sociedad era tan grande, que cuando asumimos tuvimos que enfrentar por igual problemas políticos, económicos, sociales. Desde el punto de vista de la práctica diaria es distinta la tarea política... Es distinta la práctica cotidiana.

- ¿A quién pondría de ministro de Economía en caso de llegar a ser presidente?

- Es una pregunta que no le voy a contestar, sencillamente porque no es el momento. Hay una forma tradicional de hacer política que yo nunca ejercí, que es: primero las candidaturas, el hombre, la mujer, y después todo lo demás. Yo vengo insistiendo, incluso ante quienes me están apoyando, que la candidatura no viene ahora, sino que la candidatura viene al final de un proceso en el que uno acercó gente, discutió temas, articuló equipos. Es lo último.

- Hoy los partidos están fragmentados, hoy mismo en esta concertación alternativa hay radicales, peronistas, pero también los hay en la concertación oficialista de Kirchner...

- Seguro, pero fíjese: si hay una fragmentación de los partidos porque no satisfacen a la población, porque durante cierto número de años siguieron determinadas metodologías, formas de actuar y demás, ¿por qué las voy a repetir? Es al revés, lo que estoy tratando es de introducir en este espacio que estamos creando, es una cultura, una manera de actuar, diferente.

- ¿Y cuál es esa forma de hacer política, en qué se diferencia de Kirchner?

- Es ésta, el discutir el para qué, el cómo. Los hombres tienen que ser accesorios, tenemos que discutir qué tipo de país queremos, qué se puede hacer, cuáles son los problemas que tenemos en este momento. Eso es lo que hago.

- ¿Tiene límites esta concertación, por ejemplo el macrismo y Sobisch?

- El límite que tengo es que éste es un proyecto centroprogresista. Ni los conservadores, cualquiera sea el partido político al que pertenecen al estilo de los años 90, ni el populismo de los años 70. Cuidado con los noventistas conservadores o con los setentistas facilistas que se creen que se distribuye sin producir.

- ¿Hubo alguna circunstancia especial que lo llevó a tomar la decisión de lanzarse a la política?

- Fue fruto de las circunstancias. En enero, a poco tiempo de haberse producido el cambio de gabinete, yo dije que iba a usar alguna capacidad de llegar a los medios y foros académicos para dar mi opinión sobre temas que consideraba importantes para el país. Di conferencias en universidades, di reportajes y eso fue generando una respuesta muy positiva. Los analistas políticos empezaron a hablar de la oxigenación. De ahí a llegar a la candidatura hay todo un proceso de construcción que habrá que ver si se hace o no. Está avanzando.

- ¿Usted se hubiera quedado más tiempo en el gobierno de Kirchner si el presidente no le pedía la renuncia?

- Depende para qué. Para hacer la política que yo venía haciendo sí, para comprar un pedacito de Aeropuertos (Argentina 2000), un pedacito de Aerolíneas (Argentinas), del Ferrocarril Belgrano, para hacer controles de precios o para darle al sindicato el manejo de las aguas, no.

- El Gobierno salió con los tapones de punta cuando usted advirtió que hay crisis energética, y la sigue negando. ¿A qué atribuye esta negación?

- A una actitud de ser como el avestruz de esconder la cabeza para negar la realidad. Primero le cortamos el gas a Chile, ahora le cortamos también a las empresas argentinas. ¿Usted cree que si las empresas tienen que producir su propia energía no va a tener impacto sobre el empleo, los costos y los precios?

- ¿Qué opina de la gestión de Kirchner?

- Que hace gestos, anuncios, pero no tiene gestión, las políticas hay que ejecutarlas. Cada vez que viene alguien haciendo demagogia, populismo, eso funciona hasta que se le termina la caja. Cuando se le termina la caja fácil, hay una crisis y ¿quién sucede al populismo? La derecha. Eso pasó por ejemplo, con el final del gobierno de Isabel (Perón), el populismo de los años 70 que termina en forma trágica, pero vuelve a pasar otra vez, la sucesión se mueve de un extremo al otro, como un péndulo. Así como cuando viene la crisis de la derecha, que ha habido muchas en argentina -la Convertibilidad-, la tendencia es a correr el péndulo hacia la izquierda. Ahora de vuelta estamos en esa especie de setentismo, donde el Estado se mete donde no se tiene que meter, porque no son sus funciones.

- ¿Qué escenario se imagina en el 2007, compitiendo con Kirchner o Cristina?

- Entiendo que el candidato será Kirchner, no me quedan dudas, además tiene el derecho...

- ¿Cómo tomó el informe de Juanjo Álvarez?

- Fue para tapar la gravedad que tiene la crisis energética. Son operaciones de distracción, lo importante es que la ciudadanía entienda eso y no dejarse arrastrar, porque los medios se pasan diez días hablando de esto y no de las cosas que son realmente importantes.
Temas

Te Puede Interesar