viernes 17 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Discriminación

Psicopedagoga tuvo que intervenir para que un joven que dejó las drogas sea recibido en la escuela

Desde el colegio quisieron negarse aduciendo que el curso estaba lleno, pero finalmente el joven victima de discriminación fue recibido.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de junio de 2022 - 13:13

Una situación lamentablemente muy común, y muchas veces sin solución, fue relatada por una psicopedagoga en sus redes sociales, aunque esta vez, este caso de discriminación tuvo un final feliz. Se trata de la historia de un adolescente de 16 años que logró dejar las drogas y quiso recentarse en la vida escolar, pero se encontró con las trabas de directivos que intentaron evitarlo.

Andrea Armengol es la psicopedagoga que trabaja en un CIF (Centro de Integración Familiar) del Ministerio de Salud y fue clave para que este joven sea nuevamente recibido en la escuela. Según contó en sus redes sociales tuvo que "cachetear" a los directivos "con la ley" para que cumplieran con su obligación.

"Trabajando hoy a la siesta en Salud, en el CIF. Llega una mama, de las que trato diariamente porque van a buscar comida cada medio día. Entra y me dice repetidas veces que le había costado mucho sacar a su hijo de 16 años de adicciones, no entendía porqué lo repetía tanto, le pedí que se calme y me siguió contando que no encontraba escuela para su hijo, que fue donde estaba inscripto y le dijeron que ya no lo podían recibir", comienza diciendo el relato en Facebook.

Tras esto, Andrea decidió acompañar a la madre al colegio y les remarcó a las autoridades que debían recibir al joven, que estaban obligados a hacerlo. "Me contestan que no pueden, que busque otro lugar, que JUSTO EN ESE CURSO no había cupo ya. Les dije que todo lo que me estaba diciendo, lo ponga por escrito, justificando la exclusión del alumno, y que yo vería que hacer con la nota".

Tras este cruce y varias idas y vueltas, desde el colegio se comunicaron con el supervisor, quien pretendió que Andrea se hiciera cargo de cualquier problema que el joven pudieron ocasionar. Pedido desmedido y fuera de lugar que la indignó más. Finalmente llegaron a un acuerdo y el joven pudo regresar al colegio.

"La mama salió y me agradeció con un fuertísimo abrazo que me emocionó. Pero pienso... Se inauguran escuelas en lugares complicados donde los chicos están en situación de riesgo, donde la droga es moneda corriente. Y entonces, los directores y supervisores no lo saben? No les mueve una madre suplicando? No saben qué la escuela puede ofrecerles un proyecto de vida?? Porque excluyen? Porque hay que ir con los tapones de punta a cachetearle con la ley", reflexionó".

El posteo completo

Embed

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Londres está de festejo

Te Puede Interesar