jueves 11 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Prevención en el hogar

Los accidentes domésticos más frecuentes

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de abril de 2022 - 09:23

Existen varios tipos de accidentes domésticos que se dan con frecuencia. Caídas, quemaduras e intoxicaciones pueden ser causas de lesiones importantes, por ello, desde el Ministerio de Salud de la Provincia, se hace hincapié en la importancia de conocer las formas de prevenirlos.

Cortes y heridas

Uno de los accidentes domésticos más habituales son las heridas de corte. Podemos cortarnos con un objeto filoso (tijera, cuchillo, vidrios rotos, etc.) o como consecuencia de un golpe (con el borde de una cama, con la puerta abierta de la alacena, por ejemplo).

En la mayoría de los casos, no son graves ni ponen en riesgo nuestra vida. Sin embargo, debemos evitar infecciones o problemas de cicatrización.

Para prevenir heridas y cortes se deben usar con cuidado y en lugares con buena iluminación los cuchillos, tijeras y elementos de vidrio y poner una protección en los bordes y puntas salientes de mesas, mesadas y camas.

Una vez que se produjo la herida se debe lavar con abundante agua y jabón neutro (jabón blanco). Si la herida sangra mucho (hemorragia), se debe apoyar una tela limpia y hacer presión (compresa), no torniquete y acudir al centro de salud más cercano.

Quemaduras

Una persona se puede quemar si alguna parte de su cuerpo queda expuesta al fuego o a una fuente de calor importante como una hornalla, aceite o caramelo hirviendo, vapor, una plancha o electricidad.

Para prevenir quemaduras es recomendable utilizar las hornallas de atrás para cocinar o calentar comida o líquidos, corroborar que los mangos de los elementos de cocina (ollas, sartenes, pavas) no estén flojos, guardar encendedores, fósforos y líquidos inflamables en un lugar seguro, lejos de los niños y niñas, no dejar braseros, cigarrillos o velas encendidas durante la noche y no secar ropa sobre las estufas.

Cuando se produce la quemadura, si es superficial, puede bastar con abrir la canilla de agua fría y poner bajo el agua la zona afectada.

Si la quemadura es más grave se debe llevar a la persona a una guardia médica.

No se debe colocar ningún remedio, crema, hielo, dentífrico u otro producto casero en la zona, ya que puede agravar el daño.

Intoxicaciones

Existe un conjunto de elementos que pueden resultar nocivos para el organismo si por accidente se ingieren, respiran o tocan, provocando una intoxicación.

Este riesgo aumenta con los más pequeños, quienes por curiosidad suelen exponerse más fácilmente a sustancias peligrosas, como productos de limpieza, venenos, remedios, etc.

Por otra parte, la mala ventilación de un ambiente también puede provocar intoxicación, como la pérdida en la cocina o el calefactor a gas.

Para prevenir intoxicaciones se aconseja guardar los remedios y productos de limpieza fuera del alcance de los niños y niñas, y etiquetar bien cada producto, no guardar productos químicos en recipientes para alimentos, como botellas de bebidas, ya que pueden consumirse por error. Dejar siempre un poco abierta la ventana o la puerta si se tiene encendido en un lugar cerrado un calefactor a gas, calefón, cocina o brasero, fijarse que la llama del fuego en la cocina o el calefón sea de color azul y recordar que los calefones, termotanques, hornos y otros artefactos a gas del hogar deben ser instalados por profesionales matriculados.

En todos los casos de intoxicación se debe llevar a la persona a la guardia del hospital.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar