lunes 27 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Luego de muchos años de su presencia

Las hermanas Franciscanas y Carmelitas se van de Catamarca

En San Isidro la comunidad ya dijo adiós a las hermanas Franciscanas, el 4 de junio en la Catedral despiden a las hermanas Carmelitas

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
31 de mayo de 2022 - 16:02

Ayer se despidieron en la parroquia de San Isidro Labrador las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Natividad de Nuestra Señora. El 4 de junio en la Catedral será la despedida para las hermanas Carmelitas que dejan Catamarca con un nuevo rumbo. Dejan a su vez, la comunidad del Colegio del Carmen y San José en manos de otros laicos pero no del obispado, según se conoció.

La decisión del retiro de la provincia, la partida de Catamarca hacia otros destinos es por decisión de las autoridades de cada monasterio, y en el caso de las hermanas que estaban en Valle Viejo, ambas son adultas mayores.

El lunes por la noche, la comunidad parroquial de San Isidro Labrador despidió a las religiosas Lidia Rivera Zárate y Teresita del Carmen Rengifo Curimozon, pertenecientes a las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Natividad de Nuestra Señora, congregación que trabajó pastoralmente durante 60 años en tierras chacareras.

La Santa Misa de acción de gracias por su valiosa tarea evangelizadora fue presidida por el obispo diocesano, Luis Urban, y concelebrada por el párroco anfitrión, padre Javier Grosso. Se unieron a esta Eucaristía, miembros de distintas congregaciones religiosas que trabajan en la diócesis, y fieles de las comunidades de la jurisdicción parroquial de San Isidro Labrador y otras.

En el inicio de la ceremonia litúrgica, la Hna. Lidia leyó un pormenorizado detalle de los inicios de la congregación en Catamarca, que pusieron bajo el amparo de la Virgen del Valle; sus primeros miembros, su testimonio de vida consagrada y la misión que desplegaron durante seis décadas, centrada en los enfermos, ancianos y personas más necesitados.

Por su parte, Mons. Urbanc dio gracias a Dios por la obra de las hermanas, recordando que 34 religiosas de la congregación pasaron en estos 60 años en Valle Viejo de las cuales son 2 las que quedan.

Dijo, también que es “doloroso para la diócesis” despedir a esta congregación, como también a las Hermanas Carmelitas, el próximo 4 de junio cuando será el turno de despedir a las hermanas Carmelitas.

La otra partida

El 4 de junio a las 10 horas, en la Catedral, se ofrecerá la misa de despedida a las últimas hermanas Carmelitas que dejan Catamarca con un nuevo rumbo. Ese dia María Carmen Sandoval, Blanca Velázquez Jiménez y Carlina Salas, las últimas tres hermanas Carmelitas que quedan en Catamarca se despedirán casi oficialmente después de más de 200 años: la Congregación las enviará a nuevos destinos y el Colegio del Carmen y San José estará totalmente administrado por laicos.

"La escasez de vocaciones es mucha, entonces no hay hermanas que puedan llevar un colegio. También por la pandemia hubo cinco hermanas que pidieron la dispensa y renunciaron a ser religiosas.

Gracias a Dios la gente acá ya está acostumbrada a este colegio, ya están preparados y empapados de nuestro carisma, que es lo más importante: amar, contemplar, expresar y realizar este misterio de comunión que es la Iglesia, Dios y los prójimos", destacaron las hermanas en una charla con Revista Express días pasados.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar