martes 27 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Hubo múltiples celebraciones

Devoción y esperanzas en el día del patrono San Cayetano

La Iglesia local pidió por la paz y rogó para que los gobernantes den una solución a los problemas como la desocupación.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
8 de agosto de 2022 - 00:10

Tras dos años de pandemia, la celebración del día de San Cayetano fue masiva en la provincia, distintas parroquias tanto en el norte como en el sur de la Capital, como así también en todo el Valle Central y en el interior de la provincia celebraron al Patrono del Pan y del Trabajo. El obispo Luis Urbanc, presente en la celebración del sur, pidió por la construcción de la paz, en el marco del cierre de las actividades en honor al santo. La fuerte devoción y esperanza fue vista en la tarde de ayer, cuando cientos de fieles se congregaron para partir en procesión tanto en el norte como en el sur de la Ciudad. La gente permaneció muy conmovida y con rosarios e imágenes de San Cayetano entre sus manos rezó pidiendo y agradeciendo por el trabajo diario en tiempos de crisis. La procesión que se realizó en la zona sur recorrió calle Tucumán, pasaje Esmeralda, continuando por 1 de Mayo hasta Gobernador Fortunato Rodríguez, donde se levantó el altar para la celebración de la Misa, en la que se rogó por los gobernantes para que puedan dar una solución duradera al problema de la inflación, por trabajos dignos y estables para los desocupados, por el pan y el fin de la pandemia y la guerra, fueron expuestos en las intenciones.

El Obispo mencionó que “San Cayetano es el protector, aquel intercesor a quien le pedimos por la paz, el pan y el trabajo, y de estas tres cosas, la más importante es la paz”.

“Pero la paz no es la mera ausencia de la guerra. La paz es una tarea que se debe construir todos los días”, dijo, apuntando que para ello “primero tiene que haber paz en nuestro corazón, porque lo que está adentro se lo lleva hacia afuera” y “tendremos paz en el corazón en la medida en que estemos unidos a Dios, en la medida en que tengamos una gran confianza en nuestros amigos, los santos, porque ellos han sido sembradores de paz, porque en el corazón de ellos estaba Dios, Jesús, la Virgen”.

Finalmente rogó para “que San Cayetano, este hermoso intercesor que tenemos ante Dios, nos dé la paz en nuestros corazones, en nuestros hogares, en nuestra sociedad, en el mundo entero; que nos dé la gracia de ser constructores de la paz en todas las circunstancias, empezando por nosotros, así podamos tener todos pan y trabajo”. Antes de finalizar la Misa, el Obispo bendijo el pan que luego fue distribuido a todos los presentes.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Caciques, la exisosa cerveza de Belén estará en el Predio Ferial. 

Te Puede Interesar