Análisis

De los territorios sobre-planificados y sub-gestionados

Por Arquitecta Myriam Gómez (*)
jueves, 10 de junio de 2021 · 11:26

La “planificación” es un tema muy mencionado en los últimos años,  dignamente rescatado y puesto en agenda pública a partir de la creación de áreas gubernamentales que se ocupan del tema  en los diferentes niveles de gobierno.

Existe planificación en los diversos ámbitos de la vida, algunas veces más explicitados, otras no tanto, pero siempre se intenta lograr una concatenación de hechos organizados que nos conduzcan al logro de los objetivos esperados.

La planificación territorial en particular, es una herramienta que trata de ordenar las actividades humanas en un ámbito físico limitado, ambientalmente sensible y vulnerable y común a los habitantes de ese mismo espacio. Es así que podemos asegurar que el territorio, nuestro suelo, es el soporte donde se desarrollan las actividades humanas, un territorio socialmente construido y donde se dan una serie de disputas entre los diferentes grupos sociales y económicos que lo habitan.

En Catamarca existe una larga trayectoria de planificación. Durante diferentes gobiernos se han tomado decisiones en la materia tanto a nivel provincial como a nivel municipal o local. Algunos planes, con diferentes metodologías y alcances han sido publicados, muchos de ellos aún existen en alguna biblioteca pública o en la de muchos catamarqueños. A pesar de esto es muy usual escuchar que en Catamarca “falta planificación”.

La pregunta debería ser en todo caso si falta planificación, o lo que nos ocurre es que la gestión tiene poco reflejo de esos procesos y es preciso encontrar cuáles son los instrumentos que nos permitirán concretar todos esos anhelos expresados por los ciudadanos participantes y técnicamente relevados por los especialistas que actuaron en cada ocasión. Empezar de cero es algo desgastante y frustrante para más de uno.

En este momento el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat del gobierno nacional, se encuentra impulsando marcos normativos territoriales que permitan llevar a terreno aquellos planes o dar lugar a los que aún faltan. Catamarca no es ajena a estos esfuerzos y se puede decir que se encuentran en marcha proyectos de ley tanto a nivel provincial como ordenanzas a nivel municipal que darán lugar a la concreción de aquellas planificaciones. 

Si bien las normas legales no aseguran la implementación de los planes, contar con marcos legales y regulatorios concertados podrá propiciar la incorporación de sus lineamientos a los planes de gobierno de cada gestión que asuma y así lograr que lo planificado transcienda los periodos gubernamentales con cierta continuidad y no se arranque siempre con la hoja en blanco.
Los planes provinciales y municipales existentes y otros en marcha seguramente actualizados, mejorados, renovados y/o convalidados por la comunidad darán paso a ampliar o mejorar el marco jurídico existente en materia de usos de suelo y organización territorial (ley general del ambiente, ley de catastro, ordenanzas municipales, etc), y promoción de reglamentos, instrumentos etc., para comenzar a gestionar y visibilizar las necesidades organizando el territorio y la apropiación del mismo.

Es importante destacar que la Constitución Provincial brinda un excelente marco para definir una ley en cuanto al territorio y el hábitat. La ley de ordenamiento territorial provincial deberá enmarcarse en estos principios constitucionales y posibilitar el contexto necesario para que los municipios logren una gestión de su territorio en forma ordenada y óptima para su desarrollo local, atendiendo a las necesidades de infraestructura de servicios, equipamientos, facilitando la localización de viviendas y preservando áreas productivas y de calidad ambiental.

Es preciso entonces el compromiso ciudadano de todos los catamarqueños y catamarqueñas, en especial de nuestros dirigentes, políticos y técnicos, como así también de los representantes legisladores,  para dar prioridad al tratamiento y abrir el debate, que lleve a concretar una ley de ordenamiento territorial provincial que nos otorgue un marco de planificación de mediano y largo plazo que permita lograr un territorio equilibrado, equitativo y atractivo para todos los comprovincianos.

(*) Integrante asociada de la Sociedad Argentina de Planificación Territorial


 

Otras Noticias