miércoles 1 de diciembre de 2021
18° Catamarca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Fue inaugurado el 25 de noviembre de 1961

El dique Las Pirquitas cumplió 60 años de abastecer a Las Chacras

Sigue cumpliendo un rol fundamental en Las Chacras, que se extenderá a la Capital con el acueducto.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de noviembre de 2021 - 01:03 Por Redacción El Ancasti

El dique de Las Pirquitas, ubicado en la localidad homónima del departamento Fray Mamerto Esquiú, cumplió el 25 de noviembre, 60 años de haber sido inaugurado. Actualmente es uno de los embalses más importantes de la provincia y desde el año 1961 posibilita llevar el agua hasta las colonias en el departamento Capayán, cubriendo la demanda para riego y consumo humano en todo su trayecto. 

El mismo fue edificado con la finalidad de abastecer de agua de riego a más de 10.000 hectáreas, y por lo tanto favorecer el desarrollo agrícola, aunque también se lo construyó con la finalidad de generar energía eléctrica y contener las aguas de las crecidas. 

Hoy sigue cumpliendo el rol de abastecer de agua potable a todo el departamento Fray Mamerto Esquiú y próximamente transportará el elemento vital hacia la Capital, una vez que la segunda etapa de la obra del Acueducto Pirquitas - Capital, esté concluida .

Su historia se remonta a los principios del siglo XX, cuando en la localidad de La Puerta, departamento Ambato, se realizaron los primeros estudios para llevar a cabo esta magnífica obra de ingeniería para aprovechar el caudal del Río del Valle y sus afluentes, pero los ingenieros y técnicos abandonaron ese proyecto por no encontrar roca firme para realizar la base del embalse, hasta que después de muchos años, más precisamente en 1947 se iniciaron las obras definitivas en su ubicación actual. 

Resulta de importancia resaltar que, de no haberse ejecutado esta colosal obra, tal vez nunca hubiese existido el poblado de Las Pirquitas, que comenzó a formarse a partir de la construcción de la misma, siendo tal vez lo más novedoso la singular técnica de “materiales sueltos” que es lo que se conoce como pircas, que fue la base constructora de las culturas originarias (construcciones de piedra sobre piedra), lo que después le dio el nombre a la apacible villa veraniega. Los terrenos elegidos para la obra pertenecían a la familia Ramos, en cercanías de Pomancillo, por lo que se dictó una ley de expropiación. 

El dique Las Pirquitas fue la primera presa de estas características construida en la República Argentina. Se llevó a cabo con la utilización combinada de materiales sueltos como piedras, grava, arena y limo, colocando finas capas, unas sobre otras y compactándolas hasta alcanzar la altura de coronamiento, sin la utilización de columnas de hierro u hormigón armado, ni otro tipo de soporte adicional. 

En la obra trabajaron varias empresas. Por la envergadura del proyecto, el método de trabajo obligaba a una secuencia interrumpida de tareas, trabajando las 24 horas, repartidos en 3 turnos. 

Según los datos proporcionados, los cálculos fueron más de 3.000 los obreros los que trabajaron en su ejecución, los cuales provenían de Alemania, Polonia, Chile, Italia, la ex Yugoslavia, Francia, España, Portugal, Uruguay, Bolivia, Rusia, Paraguay, Perú y Estados Unidos y otros tantos del país y de la provincia. 

Es una de las obras más importantes en la Argentina de los años 50, requirió de una planificación exhaustiva. Tratándose de un proyecto de largo plazo se diseñó un campamento destinado al personal, lo más completo posible, que les permitiera un entorno social de contención para quienes tenían lejos a sus familiares. 

Fue necesario instalar una escuela, una capilla y un centro de esparcimiento, favoreciendo la integración entre los trabajadores, sobre todo con aquellos que venían del extranjero y tenían distinta lengua. 

La obra fue realizada por la empresa alemana Gruen y Bilfinger, que también construyó El Obelisco y La Cañada de Córdoba.
Terminada la obra, 15 años después, muchos volvieron a sus hogares nativos, dejando el Campamento, en la actual Villa Las Pirquitas, donde sus habitantes en su mayoría no son descendientes de trabajadores del Dique Las Pirquitas. 

Museo 
En la Hostería Municipal de Las Pirquitas, se exhiben objetos de aquella época.

 

Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
la semana se termina con calor, viento y un nuevo frente frio

Te Puede Interesar