Pésimo momento

La injusta acusación que debió soportar un periodista catamarqueño en un supermercado

martes, 11 de agosto de 2020 · 10:09

Un pésimo momento le tocó vivir al periodista catamarqueño Gustavo Eduardo Rodriguez Verón el sábado pasado en el Supermercado “Carrefour” ubicado sobre Peatonal Rivadavia, cuando una autoridad del centro comercial lo acusó, sin ningún tipo de fundamento, de robar mercadería en reiteradas oportunidades.

La diputada provincial mandato cumplido Carmen Verón, madre de la víctima de la injusta y arbitraria acusación, decidió hacer pública la denuncia a través de las redes sociales:

“Cree el ladrón que todos son de su condición ¿Será este el caso? El Sábado 8 del mes en curso fui con mi hijo  al Supermercado “Carrefour” está ubicado en la peatonal, entre Mota Botello y Mate de Luna. En el interior del mismo inicié la búsqueda de mercadería necesaria con mi carro, y mi hijo, en la espera, decidió pedir la llave y acceder al baño del establecimiento (en el primer piso). Grande fue mi sorpresa cuando lo escuché discutir con alguien, razón por la que abandoné mi tarea y me acerqué a ellos. La persona con quien discutía Gustavo Eduardo parecía ser una autoridad del establecimiento; era de contextura grande, pelo corto y canoso, quien lo acusaba de ladrón, nada más y nada menos que ladrón. Mayor sorpresa fue escucharlo como acusaba a mi hijo de haber entrado varias veces a robar en el establecimiento… Ante semejante acusación Gustavo Eduardo le pidió que le demuestre que él estaba robando, y también que era él quién lo había realizado anteriormente. El hombre en cuestión se limitó a mantener su acusación sin dar sustento a la misma”, comenzó el relato. 

“Ante la falta de respuesta de esta persona que no se presentó correctamente (desconocíamos su nombre y puesto de trabajo), -continuó Verón- mi hijo le pidió el libro de quejas a un empleado que se encontraba en el mostrador; el empleado le respondió que no tenían un libro de quejas, y ante la insistencia de mi hijo volvió a negar la existencia del mismo. Dada la falta de respeto y agresividad de la situación, comprendimos que no conseguiríamos ningún tipo de respuesta y nos retiramos a hacer las exposiciones correspondientes en la Policía”. 

“No sé si podrán dimensionar los lectores, la situación vivida!! Gustavo Eduardo es un joven con discapacidad, como muchos que andan por nuestra ciudad. Hemos avanzado mucho como sociedad y ciudadanos; hoy en día hay centros de rehabilitación privados y de la provincia, profesionales de distintas disciplinas y médicos con especialidades, es decir que podemos presumir un gran avance como sociedad. Gustavo Eduardo es un joven de 38 años, quien se ha sometido desde que era un bebé a numerosas sesiones de rehabilitación, como así también ha trabajado duro en su preparación académica y profesional, para el mundo laboral y su inclusión en la sociedad. Quienes lo conocen saben que no fue fácil el camino transitado y que muchas veces fue muy doloroso para él. Fueron grandes los esfuerzos y sacrificios que él realizó, junto al acompañamiento de su familia, los que le permitieron superarse, y hacer de él lo que es: un joven independiente y profesional. Podría haber seguido la ruta fácil y vivir de subsidios del Estado; pero no, eligió SUPERARSE”, explicó en su publicación en la red social.

“No se sí este individuo que trabaja en el supermercado habrá logrado ganarse el cargo que ostenta, o será solo una persona más que llega fácilmente a un cargo jerárquico. Lo que sí tengo CLARO es que no aprendió a respetar a sus semejantes (otras personas) y mucho menos conocer de SOLIDARIDAD. Pero ésta vez cometió el error de infravalorar y maltratar a una persona que a diferencia suya sí se ha ganado su lugar en la sociedad catamarqueña. Nuestra Morena del Valle nos acompañe para que personas como ésta no trabajen más en relación directa con otras personas y aprenda a valorar la vida ajena, también para que los canales legales que iniciamos lleguen a buen puerto y esta situación sea solo un mal recuerdo de alguien que sí sabe lo que vale y merece”, finalizó Verón su relato. 

La víctima de la injusta acusación realizó una exposición policial y denuncias en la Dirección de Derechos Humanos, el INADI y Defensa al Consumidor.

Otras Noticias