De la unca

Docente analizó lo qué provoca la sequía

sábado, 17 de octubre de 2020 · 02:00

Las condiciones de sequía se tornan preocupantes a nivel nacional y en particular en la provincia de Catamarca. La falta de lluvia está afectando sobre todo al sector agropecuario, que utiliza el 70% del agua para riego, y los efectos ambientales predisponen además al incremento de incendios forestales.

Marcelo Assan, es profesor adjunto en la cátedra de riego y drenaje de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCA, habló de las consecuencias que la sequía genera en la provincia, y la necesidad de generar políticas de concientización al respecto.

“Los retrasos de las precipitaciones han acentuado la disminución de cota de los embalses hasta niveles inferiores a registros habituales de esta época, y en la provincia casi la totalidad de la producción primaria necesita del aporte del riego para la producción, y ello significa disponer del agua oportunamente”, explicó el especialista. 

Según Assan, ante esta situación es necesario desarrollar un programa de gestión de sequía y escasez, acompañado con políticas que propicien el uso eficiente del agua, sobre todo de riego que utiliza el 70% del agua, además de la generación de un programa de gestión para la sustentabilidad ambiental. “El Agua es un bien escaso, y lo cierto es que en la provincia no tiene un costo relevante para el usuario en general, de modo que en ese escenario resulta difícil concientizar sobre la necesidad de ahorro, y si esta situación la definimos en el sector agrícola en el que a los productores no le representa ningún costo adicional usar el agua, no tiene ningún incentivo para el ahorro o uso eficiente”, opinó, y remarcó la importancia de abordar campañas de uso responsables del agua, incluso con políticas de educación desde temprana edad.

Factores que desencadenan la crisis
Para Assan hay que actuar sobre los factores que favorecerían una crisis como el aumento constante de la demanda de agua y alimentos, baja eficiencia en el uso, inequidades al acceso, y deterioro de fuentes por contaminación. “La provincia está inserta en una región con escasez de agua, por tanto no abordar la problemática de estos factores desencadenaría una crisis más temprano que tarde”, acotó.

Finalmente, explicó que tanto las sequías como las épocas de bonanzas hídricas se presentan de manera cíclicas a lo largo de la historia, y hoy se ponen de manifiesto también efectos del cambio climático. “Las sequías son fenómenos naturales que en situaciones extremas constituyen una catástrofe natural caracterizadas por ser silenciosas, prolongadas en el tiempo, y aunque se puedan predecir, no resulta seguro saber cuándo terminan. Ejercen efectos ambientales adversos sobre todo en la biodeversidad, generan deterioro del suelo y predisponen a los incendios forestales”, concluyó. 

Otras Noticias