Neurodata

Fracturas vertebrales: si los huesos ceden, la medicina sale al rescate

lunes, 24 de junio de 2019 · 09:50

Cuando pasamos los 35 años de edad se activa en todos nosotros un mecanismo silencioso cuyas consecuencias se revelan décadas más tarde en nuestra vejez. Este proceso implacable es la reducción del calcio en los huesos y ello tiene mucho que ver con la fracturas que pueden afectar a nuestras vértebras. 

Existen muchos tipos de fracturas vertebrales, pero mi espacio y tu tiempo no son suficientes para conocerlas a todas. Así que vamos a enfocarnos en las más comunes que son las Fracturas por Aplastamiento. Pueden tener su origen en traumatismos o por descalcificación de los huesos. Las primeras pueden presentarse en gente que ha sufrido golpes muy fuertes (en caídas o accidentes vehiculares).  En las segundas, el origen estriba en huesos frágiles por falta de calcio que ceden ante el peso natural del cuerpo. Ello es común en adultos mayores que tienen osteopenia (un estadío temprano de descalcificación) o su siguiente paso, la osteoporosis (una enfermedad que descalcifica los huesos y abre el camino a este tipo de fracturas). Esta fragilidad puede predisponer una quebradura por un golpe que no necesariamente debe ser severo. Puede ser por accidentes menores como caerse sentado o de espaldas. En ciertos casos (que constituyen estadíos más avanzados de descalcificación) una quebradura puede surgir del sólo hecho de agacharse o atarse los cordones. Lo primero que se suele escuchar es un crujido en la espalda y en los siguientes días, un intenso dolor en la zona donde se produjo la fractura.

Secuelas
En los adultos mayores, las secuelas están más vinculadas al dolor de la zona que a la fractura en sí. No es buena decisión esquivar un tratamiento temprano: evitar al especialista puede derivar en un colapso total de la vértebra generando una joroba o encurvamiento de la columna hacia adelante.  Si hay que señalar un grupo de riesgo, son claramente las mujeres de 50 a 55 años en adelante que ya entraron en la menopausia. Sucede que en esa etapa se generan cambios hormonales  que producen una caída brusca de los niveles de calcio.  Existen algunos tratamientos preventivos,  basados en dosis y fijadores de calcio administradas por especialistas reumatólogos. En el postoperatorio, las fracturas con origen osteoporótico tiene una recuperación muy rápida (puede ser de menos de dos días). 
En los casos de fracturas severas por traumatismos (a los que los jóvenes están más expuestos) las secuelas pueden ser muy graves si la fractura repercute a nivel medular, lo cual puede suscitar diversos grados de parálisis motora. 

Cemento en los huesos
En relación al tratamiento,  frecuentemente los neurocirujanos al operar inyectamos cemento dentro del hueso para frenar la evolución natural del colapso vertebral y calmamos el dolor.a través de procedimientos denominados vertebroplastía y cifoplastía.
En personas jóvenes, dada la intensidad de su actividad física,  realizamos un tratamiento combinado que consiste en la colocación de una prótesis más la cementación del cuerpo vertebral. En estos casos de traumatismos severos, la recuperación posquirúrgica es mucho más larga, y puede llevar -como mínimo- de seis meses a un año.

(*) EL DOCTOR FRANCO CÁRDENES ES MÉDICO NEUROCIRUJANO (MP 2469 ME 1235) DEL HOSPITAL DE NIÑOS Y ATIENDE EN CONSULTORIO (PARA TODAS LAS EDADES) EN EL SANATORIO JUNÍN. POR CONSULTAS O RESERVA DE TURNOS, COMUNICARSE POR WHATSAPP AL 3834904888  / TEL: 3834457444 O DIRIGIRSE AL SANATORIO JUNÍN (JUNÍN 369) PLANTA BAJA 
 

Otras Noticias