No están previstos nuevos aumentos

Los panaderos repudian las especulaciones de la venta de harina y otros insumos

La entidad que agrupa a los empresarios del sector dijeron que padecen la negativa de los proveedores.
viernes, 1 de noviembre de 2019 · 02:12

Los empresarios nucleados en el Centro de Industriales Panaderos y Pasteleros de Catamarca (CIPPAC), repudiaron que exista especulación en el mercado, luego de las elecciones del 27 de octubre,  por las  restricciones que existen en la venta de los insumos para producir. Advirtieron que el panorama es complicado cuando los proveedores no quieren vender harina y si lo hacen, es con aumentos. Indicaron que no habrá por el momento incrementos en el precio del pan, hasta conocer, en los próximos días, el comportamiento de los molinos.

Oscar Morales, referente del CIPPAC, manifestó que la situación es complicada sobre todo para los panaderos que no hicieron stock antes de las elecciones, porque "desde hace tiempo los molinos nos restringen la venta". 

“Los molinos no venden más de lo que consumís por mes, y esto comenzó hace tiempo a complicar al sector. La bolsa de harina cuesta $1.400 y  es un gran problema para los panaderos, porque no pensamos en subir el pan, pero necesitamos que se normalice la situación de lo contrario no podremos seguir manteniendo los precios. Los panaderos no podemos comprar cantidad, ni de grasa, tampoco margarina y menos harina. Consideramos que la especulación es grande y que nos perjudica porque somos trabajadores y necesitamos vender. Ahora si subimos en este tiempo no tendremos demanda para lo que podamos producir”, lamentó. 

Precios

Recordó que los precios de referencia son entre $85 y $95 el pan francés y surtido, que son los más vendidos. 

“La gente no tiene plata, te compra importe de $40 o $50 a esta falta de demanda se suma los problemas tributarios que tenemos, ya no sabemos cómo sostener la rentabilidad, tenemos panaderos que no pueden pagar los sueldos menos la AFIP, y crecen las deudas y crecen la presión y los problemas solo tienden a crecer”, se quejó. 

Para Morales, los panaderos deberían recibir apoyo, ya que peligra la fuente laboral de cientos de trabajadores formales. 
“Muchos trabajan en la clandestinidad, cierran, renuncian los empleados y abren con otro nombre una panadería ilegal con gente en negro y eso no está bien, pero la presión fiscal y los impuestos llevan a la informalidad con la cual se lucha todos los días”, contó. 

Finalmente, Morales dijo que esperan que “las especulaciones del mercado no hacen más que dañar a los trabajadores, necesitamos que se termine para poder finalizar un año en paz y sin tener que cerrar una panadería más en la provincia y el país”, sentenció. 

Otras Noticias