a pesar de las numerosas inspecciones

Instalaciones degradadas

domingo, 02 de septiembre de 2018 · 04:04

En 2010, el por entonces jefe del Departamento de Patrimonio Histórico de la Provincia, Rafael Toledo, informaba que en distintas oportunidades había realizado inspecciones técnicas del lugar y explicaba que "es un edificio enfermo, está agrietado, tiene problemas de humedad, de revoque, de oxidación; la estructura en general se debilitó".

Previo a estas inspecciones, en 2006 se realizó una serie de estudios que dieron como resultado la ordenanza aprobada en junio de ese año que impidió la circulación del tránsito pesado por la calle Esquiú, a la altura del Convento de San Francisco, con el objeto de preservar el edificio declarado Monumento Histórico Nacional en 1941, y ésa era solo la primera parte de toda una serie de acciones que se debían realizar en este edificio cuya estructura estaba cada vez más debilitada.

Actualmente son 5 los franciscanos que viven en el convento a cargo del guardián Fray Alejandro. "Lamentablemente no tenemos novedades sobre la continuidad de los trabajos; sabemos que en el contexto económico actual es todavía más difícil conseguir los fondos. De todos modos de a poco se van recuperando algunos espacios porque la idea es que podamos abrir las puertas para que las personas que se acercan puedan visitar el museo y la celda del Padre Esquiú", comentó el fraile. En su momento, Fray Jorge Martínez manifestó públicamente su "profunda preocupación por la situación ruinosa y de peligro en la que se encuentra el templo" y en reiteradas oportunidades había pedido ayuda por los deterioros notables de la iglesia, pero no hubo respuestas.

ESPERA

- En 2005 llegan a la provincia especialistas de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Sitios Históricos, los cuales elevaron un informe y en 2006 se solicitó al Gobierno provincial, desde la Dirección Nacional de Arquitectura, que es el ente responsable del mantenimiento de ese edificio, una intervención.

- En 2006 también se sancionó una ordenanza referida a la restricción vehicular del transporte de pasajeros por la calle Esquiú, desde el 700 al 300, con el fin de resguardar y preservar la estructura edilicia de este monumento histórico.

Otras Noticias