un boom que se inició hace 5 años en catamarca

El fenómeno de las barberías: el hombre se cuida más que la mujer

Los salones exclusivos para varones proliferan. Algunos clientes van cada 2 semanas.
domingo, 05 de agosto de 2018 · 04:07

Desde hace algunos años, las barberías empezaron a proliferar en la ciudad, en una tendencia que se da a nivel mundial por la moda de los hombres de dejarse la barba y por los nuevos cortes que marcan tendencia. Las barberías presentan un concepto diferente, no se trata de las clásicas peluquerías de antes sino que les agrega una ambientación temática, en la mayoría de los casos con estilos vintage que rememoran los antiguos salones, y con la posibilidad de compartir bebidas, tragos y escuchar música durante la espera. “La idea es que el cliente se relaje y la pase bien en un ambiente cómodo para que quiera volver” aseguran los barberos de más experiencia.

Este fenómeno no solo se observa en el centro de la ciudad, sino que en muchos barrios, jóvenes han encontrado como una salida laboral la iniciativa de instalar sus propias barberías.

Desde hace más de 10 años Franco Orce se dedica a la peluquería y hace una década tiene su local sobre calle Rivadavia. En un momento, con el boom de las barberías su local pasó de ser una peluquería para convertirse en “Zoom barbershop”. Asegura que desde hace 4 o 5 años empezó el boom de las barberías en Catamarca y que cada uno de los locales se distingue por los detalles en cuanto a la atención y los servicios que brinda, además de los clásicos cortes y el tratamiento de la barba. “Atendía mujeres, varones y en un momento se empezó a llenar de varones el salón y tuve que dedicarme más a los hombres” indicó a EL ANCASTI. Para Franco es una “moda” que pronto podría girar hacia otros estilos.

En esa línea resaltó que “son muchísimos” los jóvenes que se muestran interesados a ingresar en el mundo de la peluquería, algo que ve como positivo para encontrar un oficio y un propósito en sus vidas. A su vez, Orce cree que la proliferación de barberías por la ciudad no le afecta ya que tiene una clientela que conoce su trabajo desde hace años. “A los jóvenes que vienen a aprender lo primero que les preguntó es por qué vienen. Si vienen por la plata no les enseño, lo bueno es que les guste el oficio” remarcó.

La clientela varía, pero la mayoría de los que asisten a las barberías son jóvenes o adolescentes que cada 2 semanas están cortándose. “Antes no pasaba. Ya el hombre igualó o la pasó a la mujer en cuanto a la estética. Por eso es un boom” señaló. La frecuencia tiene que ver en muchos casos con los cortes de pelo que están de moda y necesitan de un mantenimiento más seguido.

“Hay que querer la profesión, no pensar solo en la plata porque eso viene solo. Hay que practicar mucho con tijera, no tener solo la máquina porque esto es una moda, que parece que no va a pasar pero sí lo hará. Yo viví 5 modas. Tienen que pasar, y entonces el peluquero tiene que aprender a usar no solo la máquina sino todas las herramientas" señaló.

Servicios diferenciales

Mario Reinoso Rivera es peluquero desde hace 13 años y es otro de los barberos que inició este estilo en Catamarca. Desde hace casi 3 años se dedica exclusivamente a la peluquería masculina y al tratamiento de la barba en “Catamarca Barbers Shop”. Asegura que la mayoría de los locales están trabajando muy bien, y que si bien hay mucha competencia, la experiencia y la capacitación constante mantiene fieles a los clientes.

“Mi lema es que cuando un nuevo cliente llega al salón es difícil que no vuelva, porque uno trata de atenderlo bien, darle las mejores comodidades, servicio y productos” remarca. A la hora de diferenciar la barbería y las peluquerías clásicas, Mario recuerda que el boom hace 7 años eran los cortes femeninos, y el hombre estaba en “un segundo plano”. “Hoy la persona que hace solamente peluquería de mujer quiere explotar este servicio exclusivo para hombres porque hay mucha demanda. El hombre hoy en día va más al salón, hay clientes que vienen semanalmente. No quieren perder el efecto que lograron, por ejemplo, con los cortes de degradé que hay ahora. Es una cuestión estética y hoy el hombre se cuida muchísimo más que la mujer” resalta.

Para Mario este fenómeno tiene que ver con una tendencia mundial de los hombres de dejarse la barba, los cortes de moda que requieren una continuidad. En su barbería, donde solo se dan turnos programados, se ofrecen bebidas, y además de los cortes y lavado de cabello, utiliza productos para cuidar la piel post afeitado y planea incorporar mascarillas para los “puntos negros” de la piel. Además se enseñan los cuidados para las barbas. En promedio en la barbería tiene 10 clientes por día, a los que les dedica una hora completa de trabajo.

“Uno se adecua a la moda o a lo que fuera. Se capacita para estar preparado para las nuevas tendencias. Hoy hay estilos: urbano y clásico. Lo que es más urbano (fade, degradé) se perderá, pero lo clásico de volver a la barba se quedará por más que pasen 10 años” analizó.

El costo de mantener un salón

En tiempos de crisis económica sostener un local implica un fuerte gasto en alquiler, más el pago de los servicios complica el sostenimiento de la actividad de los barberos.

“El tema del alquiler, los impuestos, es complicado. Podés ganar bien pero más de la mitad se te va en eso, y entonces te queda como un sueldo normal. Capaz que hace 3 o 4 años podías hacer una diferencia, ahora no” asegura Orce.

Para Reinoso Rivera, los precios de los cortes deberían estar por encima de los que actualmente se cobran porque no se debería atender a tantos clientes al mes para que sea redituable.

“Lamentablemente con los impuestos, servicios y para estar en regla uno tiene que gastar mucho. Los números por ahí no cierran, pero hoy en día no se pueden subir los precios porque hay mucha competencia y la gente no tiene tanto dinero” indicó.

Precios:
-Corte normal: Entre $150 -200
-Fade común: $200
-Corte y arreglo de barba : $250-$350
-Arreglo de barba: entre $100 y $200

Otras Noticias