La directora se quejó de la comunidad educativa

Alumnos reclaman por el estado del edificio de la escuela Nº 77

miércoles, 29 de agosto de 2018 · 04:00

Alumnos de la Escuela Nº 77 ubicada en la zona sur de la ciudad dieron a conocer las condiciones en las que se encuentra el edificio desde hace varios meses.

Las imágenes las dieron a conocer por los mismos chicos que se ocuparon de viralizar a través de las redes sociales con un video en el que muestran las condiciones de las paredes, puertas, techos y los sanitarios. 

La directora del establecimiento, Justina Bazán, explicó que la rotura en distintos sectores del edificio “es responsabilidad  de los alumnos que de manera constante rompen las cosas, nuestra comunidad educativa es muy particular, hay padres ausentes y los chicos rompen las cosas por nada”.

Reiteró que “rompen las cosas porque sí, están en un aula le dan un puñetazo a la pared que es de durlock y se rompe con facilidad o al pizarrón, o una silla. Es la reacción de ellos, gracias a Dios ahora tengo vice directora a la tarde, a la mañana, entonces no estoy sola. Estuve un año sola porque los profesores no se querían quedar en el cargo de vicedirector, todos  quieren hacer carrera, pero lo quieren hacer en paz y armonía”, dijo en referencia a sus colegas. 

La escuela cuenta con una  matrícula numerosa, 900 alumnos.  “Es una escuela muy grande. Más grande que la ENCJA”, comparó la docente y contó que la secundaria funciona a la mañana con 18 divisiones y por la tarde, son 19 divisiones.  

“Por el tema de las roturas se está tramitando. El problema que tenemos hace años es el del agua, que es un  problema de red, son tantos barrios los que nos rodean  que no da abasto. La escuela gastó mucha plata para solucionar el  problema. Hasta nos cambiaron la bomba. Esto es un complejo con tres escuelas, el Nivel Inicial en la esquina, arriba la Primaria y nosotros desde el inicio de la esquina, al oeste están las aulas nuestras y el problema del agua lo tiene el sector donde están la cocina y baños”, comentó la directora.

Manifestó su preocupación por la disciplina y dijo que “estamos  viendo con los profesores, con los vices, de articular de qué manera que ellos (por los alumnos) dejen de deteriorar el edificio. Esta es una escuela que vela mucho por los menores, se hacen muchas cosas por los chicos. Necesita ser más acompañada que criticada. Tratamos de que los alumnos  quieran a la escuela, y quererla es ponerse el uniforme todos los días, lo más cercano al uniforme, llegar a horario, ser respetuoso del compañero, al docente, cuidar el edificio. Es la comunidad que tenemos. La policía hizo el compromiso de dar charlas y es bueno para que nuestros chicos dejen de tener la mirada de que, porque tienen un uniforme los van a patear, escupir”, reflexionó. 

Gasto
Bazán comentó que "el Estado gasta mucha plata en reparar la escuela porque lamentablemente no solo lo generan los alumnos, también lo hace el vandalismo.  A pesar de que tenemos vigilancia, muchas veces tiran piedras y rompen los vidrios. Hace un par de años averigüe el precio para cambiar los que habían roto y me costaban $20 mil, no quiero imaginar lo que saldrían hoy. Por ese motivo decidí que se pusieran chapas en las ventanas que dan hacia la calle". 
Finalmente, la directora reiteró que "se está trabajando fuertemente en el tema de refaccionar los elementos y las paredes que están dañadas". 
 

Otras Noticias