Es de suma importancia para los vecinos que se inaugure antes de comenzar el verano

El vandalismo frenó la obra del pozo de agua para el Oeste

Así lo aseguraron desde la empresa. Hace 9 meses que ya debería estar funcionando.
lunes, 27 de agosto de 2018 · 04:03

Pasaron 9 meses desde que Aguas de Catamarca anunciara la habilitación del pozo N° 61, que serviría para mejorar la provisión de agua potable para la zona Oeste de la ciudad, una de las más afectadas y las de mayor crecimiento poblacional en los últimos años. Sin embargo, aún la obra no está inaugurada y a pesar de que se vivieron varios meses (desde fines de 2017 hasta pasado el verano en 2018) con problemas en el servicio aún se sigue anunciando que “solo restan detalles”. Ahora, desde Aguas de Catamarca, aseguran que los actos de vandalismo sobre la obra fueron uno de los principales causantes de que la obra se retrasara tanto tiempo.

“Calculamos que a principios del mes que viene (es decir, en septiembre) ya estará funcionando. El problema mayor que tuvimos, a parte del presupuestario, fue el robo del tablero, del transformador  y de todo el cableado. Eso fue lo que nos demoró porque tuvimos que volver a invertir en todos esos elementos”, señaló Jorge Spolidor, quien detalló que lo que no se robó se dañó por lo que los daños habían sido prácticamente totales. “Hubo que invertir de nuevo en el tablero, en todo el cableado, en la bomba. Eso complica en la parte económica teniendo en cuenta que estamos en una crisis seria”, manifestó.

En esa línea consideró que para el próximo verano que se avecina, cuando éste pozo quede habilitado generará que el sistema de rebombeo ubicado en Valle Chico, pase de funcionar 12 horas diarias a 24 horas, con lo que generará 300 metros cúbicos más por hora.

Además, detalló que si bien actualmente es bajo el caudal de agua que proviene del río El Tala, por ahora mantiene sus niveles, por lo que no debería generar preocupación y más si se tiene en cuenta que en septiembre ya debiera estar funcionando el pozo N° 61.

Numerosos anuncios

Hace poco menos de un año, en la zona Oeste de la ciudad se empezó a acrecentar el malestar de los vecinos por el pésimo servicio que estaba brindando la empresa Aguas de Catamarca, debido a los constantes cortes en el suministro. En octubre de 2017 se anunció la sectorización para 20 barrios de la zona que tendrían restringido el servicio por 12 horas. Esta situación, que en un principio debía culminarse en noviembre de aquel año, cuando se prometió habilitar el pozo N° 61, se extendió finalmente hasta prácticamente marzo de este año. Incluso recientemente vecinos de los barrios Judicial, 920 vv., Villa Cubas, y otros cercanos aseguraron seguir teniendo cortes, aunque ya más esporádicos que los sufridos en el verano. EL ANCASTI ya había realizado varias notas anteriores acerca de la problemática de agua en la zona Oeste y la falta de obras y una solución eficaz para el sector.

A mediados de enero de este año se había asegurado oficialmente desde Aguas de Catamarca que “el avance del pozo era del 75%” y que “solo restaban colocar unas piezas especiales” con lo que se terminaría el trabajo.

La obra incluye 2.000 metros de cañería que llegan al sistema de rebombeo que funciona en Valle Chico y desde allí trasladan el agua hacia las plantas de la zona oeste de la ciudad. El caudal de producción es de 300 mil litros por hora. 

En noviembre de 2017, otro de los que había comprometido su inauguración fue Mauricio Furlong, vicepresidente de la empresa, quien reconoció que este pozo debía haber sido inaugurado hace tiempo, pero dijo que “el retraso fue por cuestiones políticas”. También manifestó que teniendo en cuenta los valores de aquel momento, el costo del pozo era de 12 millones de pesos.

Incluso, en enero de este año se había culpado el retraso de los trabajos por los actos de vandalismo. Además, se aseguró que el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) colaboraba con los trabajos para acelerar los tiempos. El hecho de vandalismo al cual se refiere la empresa es cuando a principios de enero se detectó que habían sido robados varios metros de cable de cobre que alimentan de energía eléctrica al sistema. En ese momento, y a pesar del robo se anunciaba que el pozo “iba a estar en funcionamiento dentro de 10 días”.

Falta de proyección

En reiteradas oportunidades, desde Aguas de Catamarca habían remarcado que hubo un crecimiento de emprendimientos privados en la zona Oeste, algo que no se vio acompañado por los servicios básicos. Raúl Córdoba, integrante del directorio de la empresa había asegurado que la falta de pozos en la zona oeste se debe a que no hay un lugar apto, según estudios, para construir un pozo y sentenció que por eso la mayoría de los pozos son cercanos al Río del Valle.

Y se había anunciado un plan para mejorar el servicio con la habilitación de 3 nuevos pozos, aunque solo uno de ellos servirá para la zona oeste, la única afectada por la sectorización. 

En tanto que el pozo Nº57 aseguran que mejorará la provisión en el centro y sur de la ciudad. También se empezó la perforación de un nuevo pozo, el Nº60 que reforzará el centro y La Chacarita. La empresa planeaba que a fines de 2017 y principios de 2018 las 3 obras estarían inauguradas.

Otras Noticias