Encuentro anual diocesano

400 catequistas revitalizaron su vocación de educar en la fe

lunes, 27 de agosto de 2018 · 04:00

El sábado se llevó a cabo el Encuentro Diocesano de Catequistas, que congregó a más de 400 participantes pertenecientes a parroquias de Capital y del interior catamarqueño, en la escuela N°195 Revolución de Mayo, ubicada en el sur de la ciudad capital.

Organizada por la Junta Diocesana de Catequesis, con el asesoramiento del Pbro. Julio Murúa, la convocatoria constituyó un espacio para la formación, la renovación de la espiritualidad y vocación del catequista y el encuentro fraterno.

Durante la apertura del encuentro, el Obispo Diocesano, Luis Urbanc, agradeció la participación de los catequistas y su voluntad de formarse, a la vez que los animó a continuar en este camino.

En la primera disertación, Mons. José Demetrio Jiménez, Obispo de la Prelatura de Cafayate, se refirió a “La piedad popular y la catequesis”, a tono con la temática asumida este año, dentro del tiempo de preparación camino al Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Virgen del Valle.

Resaltó que la fe enseñada, transmitida, debe ser celebrada, y la religiosidad popular ofrece elementos valiosos que deben ser tenidos en cuenta.

Pedido

Por la tarde, tomando como base el Documento de Medellín, el expositor habló sobre la necesidad de una profunda renovación de la catequesis, que contemple los cambios del tiempo presente.

Después de cada una de las charlas se realizaron trabajos en grupo, que ayudaron a reflexionar sobre las temáticas abordadas y a elaborar propuestas de acción pastoral.

Al mediodía se celebró la Santa Misa, presidida por el prelado visitante, y concelebrada por sacerdotes del clero diocesano, mientras otros atendieron las confesiones. Fue una Eucaristía muy participativa, con ofrendas y cantos de alabanzas.

La animación fue responsabilidad del grupo Yanai, mientras que el equipo de servicio estuvo acompañado por miembros de la Acción Católica de la parroquia de San Roque. 

El encuentro se cerró con un momento de adoración eucarística, vivido con intensidad por todos los presentes.

También, se entregó un obsequio al obispo de Cafayate y se sortearon varios libros de formación entre los participantes.

Otras Noticias