SEGÚN cristina veliz, especialista en seguridad vial

Aseguran que las “tortuguitas” no son útiles como reductores

Dijo que con cámaras y multas se puede controlar los excesos de velocidad y obtener mejores resultados.
lunes, 13 de agosto de 2018 · 04:03

En medio de la polémica que genera la instalación permanente y desmedida de reductores de velocidad en la Capital, conocidos como “tortuguitas” o “tachas”, y luego que la municipalidad defendieran la instalación tras la presentación de un proyecto para erradicarlas. Cristina Veliz, especialista en Seguridad Vial, aseguró que la intención no arroja buenos resultados cuando se trata de “elementos negativos” que perjudica el tránsito y complica la vida útil de los automoviles y hasta son causas de accidentes. 

“No necesitamos elementos que hagan daño como reductores de velocidad”, aseguró Veliz a El Ancasti tras ser consultada sobre esta situación que tanto revuelo causa, desde su proliferación en casi todas las calles de la ciudad. 

“Desde el punto de vista físico las tortuguitas tiene muchas dificultadas para los vehículos y las personas, hay un factor que no estamos teniendo en cuenta que es la parte psicología de la personas que hagan que la  vida sea grata y no deban estar renegando en las calles. Los adultos mayores no salen solos porque hay agresividad en la vía pública, no tenemos la sensibilidad de percibir todo cuando se nos obstruye el paso. No necesitamos elementos contundentes que hagan daño  a los vehículos y a las personas, con más campañas de educación vial y utilizando las cámaras y multar por exceso de velocidad penando a los conductores tendríamos mejores resultados", aconsejó Veliz. 
Agregó que las velocidades máximas en lugares sensibles deben disminuir, y serán menor los daños si hay siniestros. 

“Desde todo punto de vista son peligrosos estos obstáculos. Con reductores anunciados para circular a 20 kilómetros por hora se disminuyen los accidentes, pero con estas tachas la velocidad disminuye a menos de 10 km, es menos de lo establecido, causando accidentes por velocidad cero. Está claro que son peligrosas especialmente para motociclistas y ciclistas porque tienen derrapes importantes.

Existen otros reductores que no son tan agresivos que deberían ser contemplados por los funcionarios, ya que la ley no prohíbe la instalación, pero queda a criterio de los especialista. Es decir hay reductores que se anuncian con carteles que son bandas anchas en las calles, dañan menos y son de goma, aquí tiene que prevalecer la seguridad de todos los actores”, consideró.

Para Veliz, la comuna debería realizar auditorías de seguridad vial y verificar las vías de circulación sensibles, y analizar qué tipo de solución existe, y no pensar solo en esta clase de reductores.

Adicción 

En cuanto a las causas que mayor cantidad de accidentes producen, la especialista dijo tener la certeza que dan  encuestas e informes, que es  por el consumo de alcohol los conductores que protagonizan en Catamarca los accidentes más graves. 

“La inseguridad vial no es un problema en el mundo, es un problema de la gente que no adopta medidas adecuadas, como frenar a los conductores con adicciones y no solo en Catamarca en todo el norte del país. Nuestra provincia debería haberse sumado a las medidas de La Rioja, Salta, Córdoba, Tucumán y adoptar “alcohol cero”, donde ya se vieron los primeros resultados sobre la disminución de accidentes. No es solo alcohol, muchas veces es adición cero, ya que tenemos conductores con graves problemas de drogas y están conduciendo”, advirtió.