La ambulancia no tenÍa combustible

Una muerte renovó la discusión por los recursos en el interior

La comuna de Fiambalá aportó combustible para la ambulancia y para Defensa Civil.
miércoles, 01 de agosto de 2018 · 04:00

La muerte de una bebé de un mes de vida, ocurrido el pasado fin de semana, actualizó la polémica sobre el personal sanitario que existe en el interior de la provincia y la escacez de recursos, como combustible para las ambulancias con las que cuentan en los hospitales de Fiambalá y Tinogasta. La comunidad, la policía y las autoridades municipales aseguran que la carencia de recursos no es nueva para los pueblos de la zona. Desde el Ministerio de Salud, en cambio, informaron que no fue una emergencia sanitaria y reconocieron que hubo asistencia de la comuna.


Luego del trágico hecho, que enlutó a la familia Vera Mamaní del puesto El Correntino, se supo que la ambulancia del hospital Luis Agote no tenía combustible para trasladar a la familia de la pequeña hasta la capital, aunque no se trataba de una urgencia. Y que la policía y la municipalidad consiguieron el combustible, y también asistieron a Defensa Civil para el traslado del cuerpo de la bebé para la autopsia. 


Roxana Paulon, jefa comunal de Fiambalá, aseguró que la asistencia es permanente, tanto para Defensa Civil como para la ambulancia del hospital Luis Agote, incluso para el hospital de Tinogasta.
“El delegado de Las Papas los trae (por la familia del bebé fallecido) y nos hicimos cargo del combustible, también para trasladar a los padres de la bebé hasta la Capital, el comisario se comunicó y nos dijo que no tenían combustible, también a Defensa Civil pusimos el combustible. Siempre pasa que la ambulancia se queda sin recursos, además le cuento que contamos con una ambulancia en sanidad municipal y ayer la directora de Tinogasta me llamó porque no había ambulancia y pusimos la ambulancia para ellos”, contó la jefa municipal en radio Valle Viejo. 


Contó que como jefe comunal cuenta con un profesional médico, quien se ocupa de asistir a los pobladores de los parajes lejanos dentro de Fiambalá ante la falta de recursos humano en las zonas alejadas.


Por su parte, Nilda Leguizamón, comisaria de Tinogasta, confirmó el pedido de asistencia a la comuna de Fiambalá teniendo en cuenta la falta de combustible y la escasa información desde salud con el hecho.


“A la mamá del pequeño no la alojaron en el Hospital, y no había quien haga el traslado en la ambulancia, la tuvimos en la dependencia policial. Luego el director del hospital (por Celin Quintar), dijo que no tenían recursos para tenerla en el centro de salud y se hizo la gestión para trasladarla a la Capital. Nosotros sin información si era alguna enfermedad infectocontagiosa. Sin dudas el problema es la falta de recursos en el interior provincial, la falta de comunicación, de hecho luego de la autopsia Defensa Civil de la Capital puso combustible para retornar el cuerpo y entregárselo a los familiares y sin velatorio, por los días que pasaron desde su deceso,  lo sepultaron”, contó en declaraciones radiales. 


En este sentido, fuentes informaron que las ambulancias de Fiambalá y Tinogasta tienen unos 100 litros de combustibles por mes, de los cuales más de 80 litros gastan solo en un viaje a la Capital, por ende siempre carecen del recurso y deben solicitar la colaboración de las municipalidades. 

 

La versión de Salud 


Ante la situación, desde el ministerio de Salud informaron que tras el fallecimiento de la bebé, la médica del hospital Luis Agote, solicita la intervención de la justicia por no poder determinar las causas de su deceso, y así dio cumplimiento al protocolo de ingreso de persona fallecida al sistema público de salud. 


Aclaran que se decidió el traslado del grupo familiar a la ciudad Capital, no como una urgencia médica sino como estrategia de abordaje social ante la situación general. La familia fue atendida en el Hospital de Niños “Eva Perón”. Allí se realizó el informe social que fue derivado a la Dirección de la Niñez y la Familia dependiente del Ministerio de Desarrollo Social para su intervención. 


Aseguran que los dos niños, de 3 y 5 años hermanos de la menor fallecida, presentaban buen estado de nutrición y calendario de vacunas completo, adecuado a sus edades. El mayor de los niños llegó con lesiones pequeñas que indican que tuvo varicela hace un tiempo mayor a 10 días. Por su parte, la madre presenta un impétigo (infección de lesiones preexistentes) que corresponderían a un cuadro de varicela ya curado y está medicada con antibióticos.


Finalmente, recalcan que la asistencia recibida por la comuna fue ante una falla en la comunicación entre los hospital de Fiambalá y Tinogasta, ya que ambos cuentan con la posibilidad de cargar combustible para lo que tienen recursos. 

 

La familia es muy humilde

El terrible hecho salió a la luz el viernes por la noche, cuando la madre de la víctima, de apellido Vera, llegó caminando en medio de temperaturas bajo cero a la posta sanitaria de Las Papas tras una larga caminata con la pequeña de 5 años en brazos, pidiendo atención médica para sus niños. La  joven mujer señaló que vivía en el paraje El Correntino. Desde Las Papas se dio aviso a la Comisaría de Fiambalá y en un patrullero lograron traer el cadáver  de la bebé y lo dejaron en el Hospital Zonal Luis Agote. 


Según había trascendido, la mujer señaló que la beba ya estaba sin signos vitales desde horas antes, sin embargo para la médica de guardia el tiempo de muerte era superior a un día.
Desde el hospital dieron intervención a la justicia, quien ordenó la autopsia que dieron como resultado que la beba tenía el 90 por ciento de su cuerpo  con quemaduras. 


Mientras la madre y sus dos hijos de 3 y 5 años aún se encuentran en el hospital de Niños Eva Perón, donde son asistidos. La mujer y uno de los pequeños tuvieron varicela, semanas atrás. 


Según se informó la joven madre tiene 20 años, y viven hacinados en un puesto junto a su marido y su suegro. En reiteradas oportunidades el suegro de la joven solicitó ayuda social al delegado de Las Papas para resguardarse del frío y terminar una pieza en el puesto, pero no tuvo solución.
La familia vive de la cría de animales y muy pocas veces llegan hasta Fiambalá, ya que deben recorrer varias horas hasta Las Papas, distante a 100 kilómetros de Fiambalá. 

Otras Noticias