Una concejal pidió prohibir o reemplazar las "tortuguitas"

El Ejecutivo defiende los reductores de velocidad

El intendente, Raúl Jalil, indicó que son los concejales y la gente quienes los piden y que falta conciencia vial.
miércoles, 01 de agosto de 2018 · 04:17

Una polémica se generó en la Capital tras la presentación del proyecto en el Concejo Deliberante por parte de Alicia Paz, concejal del bloque FCS-Cambiemos, para que se prohíban o se reemplacen los reductores de velocidad comúnmente llamados “tortuguitas” o “tachas”. Desde el municipio salieron a defender el sistema y señalaron que son los propios concejales los que los solicitan, y que el problema es la falta de conciencia de los conductores. 


Paz consideró que las “tachas” se convirtieron en un problema más que en una solución para los vehículos  y aseguró que pone en riesgo la integridad física de las personas para quienes circulan en motos o bicicletas. Además señaló que la vida útil de las tachas es “muy corta” y que en la ciudad están colocadas con pernos metálicos, algo que está prohibido por la Ley Nacional de Tránsito. A través de la publicación en las redes sociales de su proyecto, Paz recibió cientos de mensajes felicitándola por la iniciativa y criticando este tipo de reductores. 


Sin embargo, ayer autoridades del municipio salieron al cruce de la iniciativa. Primero fue el intendente, Raúl Jalil, quien si bien indicó que “es positivo que se debata”, aseguró que “hay cientos de proyectos en el Concejo Deliberante para poner lomos de burro y otros reductores”. “Es lo único que ha permitido reducir la velocidad de la gente (sic). Tenemos lamentablemente un tema cultural. En nuestra gestión triplicamos las multas, estamos educando, pero las tachas están en todo el mundo. Es una medida preventiva para las altas velocidades”, indicó. Así ejemplificó que en la calle Prado y 9 de julio se redujeron los accidentes. “Si ella (por la concejal Paz) tiene otra idea para reducir los accidentes que lo debatan en el CD”, aclaró.


En tanto que por la tarde, Jesús Sueldo, quien está a cargo de la Administración de Señalización Urbana del municipio capitalino, visitó Radio Ancasti y defendió los reductores, asegurando que el problema de fondo es la falta de conciencia de los conductores. “Para colocar cada reductor se hizo un estudio previo. La idea viene por pedidos de vecinos, instituciones, autoridades policiales o los propios concejales. Nosotros mismos como ciudadanos y choferes no aprendemos las normas de tránsito: no se respetan las rotondas, los peatones, no hay respeto ni por uno mismo”, criticó.
En esa línea, Sueldo comentó que la idea de la colocación es “preservar la vida humana y de las personas”. Aclaró que hubo estudios de flujo vehicular en todos los puntos donde fueron colocados y que también se analiza qué tipo de reductor colocar de acuerdo al lugar. Respecto al mantenimiento de los reductores, aseguró que cada 4 o 5 meses se recambian los que están rotos. Dijo que en su mayoría, se dañan por acciones de la gente que está molesta con los reductores.  En relación  a la vida útil de las “tortuguitas” aseguró que “son eternos”, pero que el problema es que por el desgaste del asfalto se hunden. 


El funcionario aseguró que este tipo de reductores “no rompen el tren delantero” como acusa la gente y algunos especialistas. “Todo vehículo tiene su vida útil. No es por un reductor de un plástico de 3 cm de alto es el causante de una rotura”, señaló haciendo referencia a las diferentes fallas que tienen los caminos y las calles que generan más problemas que las "tachas". “Para  que se rompa un auto con estos reductores deberían pasar 200 o 300 veces en el día y a gran velocidad”, graficó y pidió que se pasen a menos de 10 km/h.

Otras Noticias