miércoles 6 de julio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Son puesteros que iban a ser reubicados en la zona

Malestar por los locales para los comerciantes del viejo Mercado

Aseguran que no son lo que se prometió y que no tienen las condiciones necesarias para la actividad.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de marzo de 2018 - 04:04 Por Redacción El Ancasti

Los problemas para el traslado de los comerciantes que se desempeñaron durante varios años en el ex Mercado de Abasto no tienen fin. Un grupo de puesteros que aún permanece en el predio que hoy es sometido a una intensa reforma para convertirse en una Escuela Municipal, expresó su malestar porque no se cumple con el acuerdo firmado meses atrás y que garantizaba un espacio físico acorde a las actividades que desarrollan.

Luego del traslado de todos los puestos de ventas que funcionaban en el viejo Mercado al nuevo predio ubicado en avenida Juan Chelemín, al menos cuatro puestos de venta de comidas y alimentos, quedaron en su interior, quienes debían ser trasladados a nuevos espacios a pocos metros del lugar.

Según indicaron en aquella oportunidad, el municipio se comprometió a construir locales sobre avenida Hernando de Pedraza, donde podrían continuar con su actividad; sin embargo, a solo días de que se formalice el traslado cuestionaron las construcciones de los nuevos locales que no serían las acordadas. Resulta que en lugar del material que se había comprometido, se construyen cuatro locales de chapa, de menos dimensiones a las acordadas.

Los nuevos espacios no permitirán que funcione, por ejemplo, el bar que desde hace 14 años funcionaba en el viejo Mercado, debido a que solo miden de 4 x 3,5 mts., y difícilmente podría funcionar la cocina y la atención al público.

Su propietario, Marcelo Tapia, comentó que de nada sirvió el relevamiento realizado en el que se tuvo en cuenta la cantidad de equipamiento del local que se precisaría para su ubicación.

El comercio que vende comidas y viandas ofrece espacios para comer en el lugar los que difícilmente puedan desarrollarse en el espacio asignado.

Lo mismo sucede con la pollería, la panadería, verdulería y una despensa que aún permanecen a la espera de que se concluya la obra para el traslado.

Pero no son los únicos comercios que aún permanecen en el lugar. Fuera del tinglado otros tres bares también esperan los nuevos locales prometidos, para todavía no se inició la construcción.

Los plazos para la entrega de los nuevos locales son entre 10 y 20 días, pero no llevaría la solución para que se abandone definitivamente el lugar.

Vale la pena recordar que el traslado de la mayor parte de los puesteros llevó negociaciones que duraron más de un año, pero la solución definitiva parece no llegar aún.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Reclaman por la falta de médicos en el mini hospital de Balcozna

Te Puede Interesar