Opinión

Acerca del ausentismo docente y la calidad educativa

Columna de opinión sobre un tema polémico y de actualidad
lunes, 26 de febrero de 2018 · 09:53

La  planificación educativa estratégica y la transparencia en cualquier política es una necesidad prioritaria para la gestión que gobierna. Más aún, un sistema educativo tan extenso geográficamente y con diferentes contextos como el de Catamarca, requiere repensar las políticas según prioridades y urgencias. Es así que las recientes declaraciones de la gobernadora Lucia Corpacci haciendo referencia a que el ausentismo docente es la única causa del bajo rendimiento escolar de los alumnos, merece nuestro análisis.

Creemos que la notable falta de planificación del sistema educativo provincial es una constante. Tres ministros se desempeñaron (uno se desempeña actualmente) durante los siete años que lleva la gobernadora en el cargo. Resulta temerario hacer una afirmación de este tipo luego de transcurrir ese tiempo. Situación esta que es una continuidad del gobierno del FCyS.

Los resultados educativos de los estudiantes se deben a diferentes motivos: familiares, económicos, culturales, calidad y cantidad de contenidos expresados en diseños curriculares, infraestructura educativa, etc. La asistencia de los docentes es sí, una variable, pero no la única ni la más importante.

La calidad de las políticas educativas y el consenso social que estas alcancen, sí son importantes. La instalada creencia de que las instituciones escolares son “guarderías” de niños y jóvenes en donde el estado a través de los docentes se debe hacer cargo es un concepto que debemos desterrar de plano. Entender la diversidad de situaciones por las que atraviesa el trabajador docente es tarea fundamental de quien ejerce la función de gobierno. Más aún en tiempos de ajuste como los que corren. No es el cambio constante de funcionarios lo que resuelve el problema sino el necesario acuerdo social y parlamentario de una política que debe ser de estado y por tanto prever los recursos presupuestarios de forma precisa y seria. Tarea esta que esta ausente tanto en el oficialismo como en la oposición (roles que antes estaban invertidos).

La idea del “parche” como solución de los problemas esta mostrando sus nefastos resultados. Un gabinete que acordó sus propios sobresueldos  no tiene autoridad ni ética ni política a la hora de gobernar. Funcionarios que hacen de los acuerdos con proveedores “exclusivos” no tienen autoridad para gobernar.

Es tal la confusión reinante en el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología que las dos últimas gestiones ministeriales pusieron a familiares directos a cargo del despacho. Tarea esta que es de estricto orden administrativo /técnico. La creación de comisiones, consejos y demás estructuras creadas para amigos y familiares que desconocen el funcionamiento de la Educación solo entorpecen y burocratizan el funcionamiento. Eso perjudica notablemente el desempeño del docente y por tanto del alumno, situación que no es tenida en cuenta a la hora de analizar el fracaso de las políticas educativas actuales, las cuales no tienen ni sustento ideológico ni pedagógico.

Las instituciones escolares en sus diferentes niveles funcionan porque los docentes concurren a dar clases. No nos equivoquemos. Derecho que asiste al alumno y que se da porque todavía los jóvenes creen que la escuela tiene algo que aportarles y sus padres los envían a los niveles obligatorios cumplimentando con la obligación paternal. Es tarea del estado garantizar ese derecho de todas las formas posibles. Ha generado el gobierno de Corpacci algunas de esas garantías como el boleto estudiantil gratuito (debería extenderse al docente), creación de escuelas (muy necesarias) y control de ausentismo (creando una comisión que genera rechazo e indignación)  Pero no alcanza. 

Sabemos todos que un docente del interior hace enormes esfuerzos para cumplir su tarea a diario. Sabemos también de la extendida burocracia que hace que una simple alta en el cargo tarde más tiempo de lo que el  bolsillo del trabajador soporta.Tampoco se trabaja el aspecto más importante de la Educación que es el pedagógico al interior de las Instituciones (qué, cómo y para qué se enseña), también están ausentes líneas de Capacitación para todas las áreas y todo el sistema educativo con estudios serios y reales del mejoramiento de la calidad educativa

Párrafo aparte merece la irresponsable profusión de carreras de Nivel Superior (el nivel formador de formadores) que arrastra una crisis de gobernanza política de hace años. Siete directores en siete años de gobierno son una muestra palpable de esta situación. 

Ha sido el poder político el que decidió crear carreras de formación docente y técnica sin los estudios de factibilidad correspondiente, como también no ha generado los instrumentos administrativos correspondientes con la debida formalidad del caso para que esos títulos tengan la necesaria validez nacional. Si a eso le sumamos la idea ajustadora de crear una “universidad provincial”, el panorama asoma más que complicado. 

Es menester, también, hacer una párrafo aparte para la falta de transparencia en el manejo de los fondos girados por el estado nacional que comprometen los financiamientos siguientes. Son responsabilidades que la gobernadora sabe y no puede seguir haciendo la vista gorda.

Trágico sería que la Gobernadora y la sociedad  se queden con la historieta que le cuentan sus funcionarios sobre la calidad educativa que se desarrolla en nuestra provincia. Tenemos buenos docentes, no dude de ello, lo que está faltando es contar con políticos responsables que se tomen el tiempo y comprendan las diferentes aristas de la problemática educativa para tomar las mejores decisiones.

Marta Argerich
Roberto Díaz
(Técnicos del Ministerio de Educación de la provincia)

Otras Noticias