Datos de una encuesta realizada en Argentina

Preocupa la falta de conocimiento sobre el uso de antinconceptivos

domingo, 11 de noviembre de 2018 · 04:00

El embarazo no intencional es un problema de salud pública a nivel mundial, siendo el aborto, en condiciones inseguras, una de las consecuencias de aquél lo que lleva a un aumento de la mortalidad materna. Se estima que cada año 86 millones de mujeres en el mundo tienen embarazos no intencionales por no acceder a servicios de planificación y más del 30% no tienen satisfechas las necesidades contraceptivas.

La encuesta “Hábitos sexuales y uso de anticonceptivos” exploró el conocimiento de las mujeres jóvenes de América Latina de entre 18 y 21 años, sus parejas y sus madres sobre la sexualidad en general, el uso de métodos anticonceptivos y la preocupación por el embarazo no intencional. Los resultados de esta investigación -presentada durante el XX Congreso Internacional de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil (SAGIJ) realizado del 7 al 9 de noviembre en Buenos Aires- dan cuenta del conocimiento y las inquietudes en torno al inicio de relaciones sexuales, y a la prevención de situaciones, como las infecciones de transmisión sexual (ITS) y los embarazos no intencionales, por lo que constituyen un cúmulo de información de relevancia para el planeamiento de políticas de salud pública que hagan foco en esta población.

Dentro del abordaje integral, la educación sexual, la mejora en la atención y en el acceso a los métodos anticonceptivos son pilares para la disminución de la problemática del embarazo no intencional en adolescentes. Un elemento esencial en su prevención es el conocimiento, acceso y uso consistente y eficaz de anticoncepción, y esos fueron justamente los aspectos explorados en esta encuesta que mostró que en más de la mitad de las participantes de la Argentina (57%) el inicio de relaciones sexuales ocurrió entre los 15 y los 17 años de edad, siendo la Argentina el país en donde fue mayor el porcentaje de adolescentes que inició sus relaciones sexuales antes de cumplir la mayoría de edad. La encuesta también incluyó a Brasil, Chile y México.

En esta etapa de la vida, la encuesta muestra que son las madres y no los profesionales de la salud quienes constituyen el principal referente de las adolescentes a la hora de hablar sobre salud sexual y reproductiva: el 40% de las jóvenes argentinas dijo haber hablado con sus madres entre los 9 y los 15 años; solo el 13% reconoció haber hablado con un médico (incluso menor que el porcentaje de charlas con amigos cercanos: 16%). Pero los temas considerados relevantes no son los mismos para las adolescentes que para sus madres: mientras que al inicio de las relaciones sexuales de las jóvenes el 81% de sus madres quería hablar sobre la prevención del embarazo, el 77,6% de sus hijas consideraba más importante hablar sobre la prevención de ITS. Más adelante, ya iniciadas las relaciones sexuales, el foco de interés se invierte: al 54% de las jóvenes le preocupa un embarazo, mientras que las ITS son la preocupación del 36% de las madres.

Casi 3 de cada 4 embarazos adolescentes en América latina y el Caribe no son buscados, y cerca de la mitad terminan en abortos. En Argentina, 109.000 adolescentes y 3.000 niñas menores de 15 años, tienen un hijo o hija cada año, lo cual representa el 15% de los nacimientos anuales. En los últimos 5 años este porcentaje se mantuvo estable. Así, en Argentina, 7 de cada 10 embarazos en adolescentes de entre 15 y 19 años y 8 de cada 10 embarazos en niñas menores de 15 años no son intencionales.

Es imprescindible dar a conocer los diferentes métodos anticonceptivos disponibles para poder acceder a ellos. Así, el Proyecto CHOICE realizado en Estados Unidos entre 2007 y 2011 con 9.256 participantes ha demostrado que los adolescentes prefieren los métodos anticonceptivos reversibles de larga duración (LARCS por sus siglas en inglés). Según el Proyecto Choice, luego de la consejería integral, el 75% de los adolescentes eligieron LARCS siendo el de mayor elección entre 14-17 años el implante subdérmico y en adultos jóvenes el DIU (dispositivo intrauterino).

La encuesta “Hábitos sexuales y uso de anticonceptivos” mostró por ejemplo que el uso del implante subdérmico en la región es muy bajo y que en la Argentina es especialmente reducido el conocimiento que esta población tiene acerca de sus beneficios.

Otras Noticias