viernes 29 de septiembre de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Testimonio de Andrea Navarro

"Yo no quiero sobrevivir, quiero vivir como una persona normal"

La sobreviviente espera que su agresor reciba una pena ejemplar. También consideró que está viva de milagro.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Mientras espera que su agresor reciba una pena por haberla atacado a puñaladas, Andrea Navarro desea que el temor que siente desaparezca y también quiere poder “vivir”.

El jueves último, Andrea presenció el juicio abreviado en el que fue condenado el joven que la agredió el 30 de enero de 2022 en su vivienda, en la ciudad Capital.

A partir de ese momento, considera que empezó a “cerrar una puerta” para poder continuar con su vida.

“Me siento bastante angustiada todo el tiempo. Empezó un proceso, un cierre para mí, que es lo que siempre digo. Creo que es cerrar una puerta para que yo pueda seguir con mi vida. No va a ser la misma ni va a ser un poco mejor porque llevaré marcas de por vida, pero seguiré adelante como pueda”, dijo la sobreviviente en diálogo con la prensa.

Navarro señaló que el daño “ya está hecho” y es “irreparable”. “Quiero que esto sirva, que sea una pena ejemplar, que se haga justicia por mí y por muchas personas. Pero en mí, particularmente, creo que va a ser un proceso bastante largo. Hoy me pregunto por qué a mí, por qué yo, qué pasó conmigo. (Son) miles de preguntas que las estoy trabajando en terapia”, siguió.

La víctima del suceso, además, puso énfasis en que aguarda que “el temor desaparezca o por lo menos cese un poquito porque el caminar y tener que mirar para cualquier lado, o tener que desconfiar hasta de donde estoy parada, no es vida. Es lo que dije, repito y volveré a repetir mil veces: yo no quiero sobrevivir, quiero vivir como una persona normal. Sobrevivir es algo que no me ayuda”.

Andrea indicó que en el último año “ha cambiado todo: desde la forma de vivir, la forma de compartir con la gente porque me he aislado bastante. La verdad que fue un cambio impresionante en mi vida desde aquel 30 de enero”. También mencionó que su hija “hace un año que no tiene una madre entera. Hace un año que tenemos un daño psicológico mi familia y yo. Y no he tenido asistencia de ningún tipo”.

Navarro piensa que hoy está “viva de milagro” y se siente agradecida con sus compañeras del secundario, de la facultad, sus hermanas, sus padres y los profesionales de la salud que la acompañaron desde que ocurrió el hecho hasta la actualidad para que ella pueda seguir con su vida.

Querella

La abogada querellante, Silvia Barrientos, se refirió a la falta de acuerdo con la defensa del agresor por el monto de la pena que se debe imponer al condenado. “Siempre la defensa va a querer sacar el mínimo de la pena. Consideramos que no es posible el mínimo de la pena. Consideramos que no es posible el mínimo de la pena toda vez que el hecho que se le endilga es muy grave, de características inusitadas”, consideró.

También enfatizó en que a Andrea “le perforaron órganos vitales” y “está viva de milagro”. “Las secuelas que tiene a nivel mental y a nivel físico son muy graves. A nivel físico le cuesta caminar, ha mermado su capacidad respiratoria, todo eso ha sido objeto de la presentación de los elementos probatorios. Consideramos que la pena no debe ser la que propuso el defensor”, añadió.

Culpable

La causa que investigó el fiscal Penal Juvenil Guillermo Narváez por el ataque violento que sufrió Andrea en enero de 2022 se resolvió en un juicio abreviado.

El jueves iba a realizarse la audiencia del sorteo de los integrantes del jurado popular en la Escuela de Capacitación Judicial.

Sin embargo, la defensa del joven imputado por la agresión, la querella y el Ministerio Público Fiscal dieron a conocer al juez Penal Juvenil Fabricio Gershani Quesada –director del proceso– que habían acordado realizar un juicio abreviado.

Ante esta situación, se suspendió el sorteo del jurado y se concretó la audiencia de recepción de evidencia, propia del procedimiento elegido para dirimir la cuestión.

En la ocasión, se estableció la responsabilidad del acusado, quien reconoció los hechos que se le endilgan. Había llegado imputado por el delito de “robo doblemente calificado por el uso de arma y por ser perpetrado con escalamiento en concurso real con homicidio criminis causa en grado de tentativa en calidad de autor”.

Lo que también ocurrió es que las partes no llegaron a un acuerdo con respecto al monto de la pena que le corresponde al acusado. Por este motivo, se fijó para el miércoles de la semana próxima la audiencia de cesura de la pena. En el fuero Penal Juvenil los funcionarios judiciales tienen experiencia en este tipo de audiencias de imposición de penas.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar