sábado 13 de julio de 2024
Registra gran parte de las características del contexto de violencia de género

Un fallo que fue reconocido a nivel nacional y citado en otros juicios

En septiembre de 2014, la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación destacó que esta sentencia es una de las primeras porque sanciona de manera correcta este tipo de delito. Ana Oberlin, directora de Asuntos Jurídicos, por entonces, aseguró que esta sentencia marca un precedente en el país. “Al ser una de las primeras, marca una importancia de que se sancione de manera correcta este delito. El hecho de que en Catamarca ya tengamos un precedente y en las demás provincias se avance en el mismo sentido, implica una tendencia en el Poder Judicial a empezar a aplicar esta figura como corresponde”, remarcó.

En diciembre de 2015, la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó la condena de la Cámara catamarqueña. El caso de María Rita no solo sentó un precedente judicial sino que, a la vez, registra gran parte de las características del contexto de violencia de género. “El Negro la Carpa” la cosificaba, la consideraba de su propiedad, a través de la violencia psicológica que perpetuaba con amenazas de muerte y por el hecho de haberse quedado con su hijo más pequeño pero también con golpes –violencia física-. La sometía sexualmente al regentearla como trabajadora sexual y, a la vez, ejercía la violencia económica y patrimonial, al obligarla a entregar su dinero. Este contexto de violencia de género tuvo como corolario el femicidio”, se remarcó.

Dado su valor, el fallo Quiroga fue citado en otros debates por “femicidio” en Tribunales catamarqueños. A la vez, fue señalado en algunos fundamentos de sentencias. En marzo de 2019, la misma Cámara, integrada por los jueces Esteban, Carlos Roselló y Carlos Moreno condenó a Esteban Castaño por el femicidio de su pareja Julieta Celina “Cuni” Herrera. El crimen sucedió en octubre de 2017.

“Para abordar el análisis de esta figura, donde el término ‘violencia de género’ resulta un concepto que hay que desmenuzar en función de si en el caso existió un vínculo basado en una relación asimétrica de poder, donde la mujer se mostraba como inferior al hombre y por voluntad de este último, nada mejor que recordar las citas que hiciera el colega Dr. Fernando Esteban en el voto que vertiera en la causa identificada como ‘Quiroga, Francisco Andrés homicidio agravado por femicidio’, el cual fuera el primer precedente judicial de un fallo condenatorio en el que se aplica el instituto”, remarcó el juez Moreno, quien estuvo a cargo del voto de los fundamentos.

Durante los alegatos, también en esta Cámara, en mayo de 2021, por el crimen de Brenda Micaela, Gonzalo Ferreras, abogado defensor de Naim Vera –el joven condenado- había citado el fallo de Quiroga. “Sostuvo también la defensa, que ninguno de los intercambios de mensajes que se cursaron entre ellos, ni de ninguna otra prueba obrante en la causa, se desprende que Naim sometió a maltrato alguno a la víctima, sea físico o moral. En apoyo de sus dichos, citó un precedente jurisprudencial de esta Cámara, cual es lo sentenciado en el resonado caso de ‘El Negro La Carpa’, Andrés Quiroga. Con el voto del Dr. Fernando Esteban, se sostuvo que la violencia de género había quedado acreditada por los reiterados maltratos físicos y sexuales a los que el acusado sometió a la víctima antes de matarla y descuartizarla. Ergo, concluyó la defensa, que en el criterio de este propio Tribunal, para que se configure la violencia de género es necesario e imprescindible que medie esta circunstancia, lo cual –afirmó- no se dio porque no quedó acreditado en esta causa”, se plasmó en los fundamentos de la condena de Vera.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar