lunes 15 de abril de 2024
Primer denunciado por abuso sexual eclesiástico

Última palabra y veredicto para el cura José Renato Rasgido

El Ministerio Público Fiscal mantuvo la acusación por cuatro hechos de abuso sexual y pidió una condena de 24 años.

Transcurrieron 10 años desde la denuncia contra el sacerdote José Renato Rasgido por varios hechos contra la integridad sexual de un niño. Rasgido es el primer cura catamarqueño denunciado por abuso sexual eclesiástico. El 15 de febrero ocupó el banquillo de los acusados de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación y comenzó el debate en su contra y se desarrolló durante poco más de un mes y 20 audiencias. Por tratarse de un delito de instancia privada, se llevó a cabo a puertas cerradas –como sucedió durante todo el proceso de debate-. Tras varios planteos de nulidad, el testimonio del acusado, la palabra del denunciante y la declaración de varios testigos, hoy se daría por finalizado el debate, con la última palabra y la lectura del veredicto.

El fiscal de Cámara Augusto Barros, en la instancia de alegatos el pasado lunes 25 de marzo, mantuvo la acusación en su contra por dos hechos de “abuso sexual simple agravado en concurso ideal con corrupción de menores” y dos hechos de “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción de menores”, todos los hechos “agravados por su condición de ministro de un culto religioso”. A la vez, el representante del Ministerio Público Fiscal solicitó una pena de 24 años de prisión y la inmediata detención. También solicitó que se investigue por falso testimonios a nueve testigos.

“En una época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario. ¿Quién en este proceso se beneficiaba con una mentira? El que se perjudicaba con la verdad era la víctima. Al decir su verdad quedaba expuesto ante la sociedad por haber sido capaz de denunciar a quien tenía poder”, advirtió el fiscal.

Para el representante del Ministerio Público Fiscal, la prueba fundamental que acredita los abusos fue la declaración del denunciante en Cámara Gesell. En esa instancia, precisó Barros, el joven relató los cuatro hechos y éstos fueron corroborados. A la vez, remarcó que desde el primer momento contó que fueron cuatro hechos y dio detalles de los ultrajes. A este testimonio, se suma el informe psicológico, el informe de la psicóloga de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico y otros testimonios que ponen al cura en el contexto de los abusos. Tales circunstancias son cuando en un par de oportunidades fue visto acosando a la víctima. Otro testimonio que se valoró fue el del testigo que dijo haber sufrido una situación de abuso cuando él era un niño, entre 2007 y 2008. También se tuvo en cuenta la síntesis de los informes médicos. Si bien clínicamente no se pudo corroborar si hubo abuso, sí quedó comprobado psicológicamente que los ultrajes existieron. Para la Fiscalía, había una serie de elementos para creer en el testimonio del denunciante y sostener la acusación contra el sacerdote. “Hay indicadores claros de abuso. El chico no fabulaba ni confabulada. Que se haga justicia aunque se caiga el cielo”, fue la frase de Séneca con la que el representante del Ministerio Público Fiscal cerró el alegato.

A su turno, alegó la abogada Silvia Barrientos, representante de la querella, y adhirió al planteo de la Fiscalía de Cámara. “Los hechos que aquí de juzgan han sido sostenidos desde el inicio de la denuncia, desde hace diez años, sin haber cambiado ‘un ápice’ y los testigos que han aportado sus declaraciones también han hecho lo propio”, manifestó Barrientos a través de la Red.

En tanto que el abogado defensor Luciano Rojas se opuso al planteo del Ministerio Público Fiscal y la querella. La defensa consideró que no hay peligrosidad procesal; remarcó que su defendido fue a todas las audiencias. También consideró que no hay elementos para una sentencia condenatoria.

Testimonios

En el marco del debate, la defensa intentó sostener que el acusado no estuvo en Andalgalá los días en los que se habrían cometido los ultrajes. El martes 27 de febrero, en la sexta audiencia, Rasgido pudo declarar. El cura negó los hechos y aseguró que en los días sindicados él no se encontraba en Andalgalá. Relató la misma versión que había dado en la etapa de investigación. De esta manera, insistió en su inocencia.

Durante la etapa de investigación, desde un primer momento, el cura Renato Rasgido negó los hechos que se le reprochaban. Según dijo, tenía agendadas las actividades que realizaba a diario. Por ello, insistió en que los días sindicados no se encontraba en Andalgalá. El sacerdote aseguró que por entonces llevaba a cabo tareas de asistencia espiritual y otras actividades parroquiales. En otra ocasión, habría realizado un retiro espiritual en la Capital catamarqueña.

El sacerdote Rasgido podrá hacer uso (o no) de su derecho a una última palabra. Luego, el Tribunal, integrado por los jueces Miguel Lozano Gilyam, Silvio Martoccia y Mauricio Navarro Foressi, darán a conocer el veredicto para el primer cura denunciado por abuso sexual eclesiástico.

Un proceso que duró 10 años

En marzo de 2014 en Andalgalá, el religioso Renato Rasgido fue denunciado por abuso sexual eclesiástico. La denuncia la impulsó la madre de un adolescente.

La Fiscalía de la Segunda Circunscripción Judicial lo imputó por dos hechos de “abuso sexual simple agravado en concurso ideal con corrupción de menores” y dos hechos de “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción de menores”, todos los hechos “agravados por su condición de ministro de un culto religioso”.

Liliana Rodríguez, la psicóloga de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, declaró que se habían detectado indicadores en el denunciante de haber vivido una experiencia traumática que causó un daño psicológico.

El Tribunal está integrado por los jueces Miguel Lozano Gilyam, Silvio Martoccia y Mauricio Navarro Foressi. El Ministerio Público fiscal es representado por el fiscal Augusto Barros.

La querella es representada por la abogada Silvia Barrientos. La defensa es ejercida por el abogado del foro local Luciano Rojas.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar