sábado 13 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El acusado dijo no recordar los hechos

"Si estoy sentada acá es porque Dios tiene un propósito para mí"

El imputado aseguró que había tomado alcohol durante nueve días. La denunciante dio detalles de la agresión.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
5 de abril de 2022 - 01:05

“Volví a nacer”, dijo la denunciante ante los jueces de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. El acusado Ceferino Nicolás Lobos debe responder por el delito de “lesiones graves calificadas por haber mediado una relación de pareja”. El hecho de violencia sucedió en la noche del 18 de enero de 2019 en Telaritos, Capayán. Frente al Tribunal dijo no recordar nada. Sin embargo, la denunciante ratificó la denuncia y amplió su testimonio.

Ayer se abrió el debate. El Tribunal está integrado por los jueces Silvio Martoccia, Luis Guillamondegui y Rodrigo Morabito. El Ministerio Público Fiscal está representado por el fiscal Ezequiel Walther, quien está acompañado por las abogadas Astrid Acuña y Fernanda Ferreyra Muratore, del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad de la Nación, en representación de la querella. La defensa es ejercida por el abogado del foro local Orlando del Señor Barrientos.

De acuerdo con la investigación, la expareja de Lobos había llegado a esa localidad de Capayán. Allí se encontraba Lobos en una garita de pasajeros. Se acercó a la mujer y tras una discusión, le asestó con un machete puntazos por diferentes partes del cuerpo. Tal agresión causó un importante daño a la víctima, por lo que debió ser intervenida quirúrgicamente.

Al momento de contar su versión, Lobos aseguró no recordar nada porque desde hacía nueve días estaba consumiendo alcohol. Aseguró que siempre tuvo una relación conflictiva con la denunciante porque él tenía hijos de una relación anterior y que jamás tuvo armas.

Luego, debió salir de la sala de debate para que la denunciante pudiera declarar sin temor alguno al ver a su agresor. De la misma manera, declaró una testigo. Pasados estos testimonios, el acusado regresó a la sala.

Sobreviviente

“Si estoy sentada acá es porque Dios tiene un propósito para mí”, expresó, a su turno, la denunciante. La mujer remarcó “volví a nacer”. Ante el Tribunal, detalló que Lobos le dio el primer puntazo y que la agresión continuó. Cuando terminó de agredirla a ella, levantó el cuchillo. “Ahora me cago matando”, recordó que dijo.

Después, mientras se encontraba hospitalizada, un médico le preguntó cómo había golpeado a su esposo. La mujer le dejó en claro que su esposo había fallecido hacía años y que ella era la víctima.

De acuerdo con su testimonio, Lobos la agredió porque ella no quería volver con él. Tras una relación de varios años, se habían dejado en junio de 2018.

“Estaba descontrolado. Decía que si no era para él, no era para nadie. Él sabía perfectamente lo que hacía. Él me decía que me iba a degollar si lo engañaba”, detalló.

La amenaza de degollarla por alguna infidelidad, como otros hechos de violencia, estuvo presente en el relato de la denunciante. Dejó en claro que el acusado era inseguro por el tema celos. En más de una ocasión, la denunciante le dejó en claro que ella no era como su expareja, a quien siempre había golpeado.

"Cuando estaba sano -sin haber consumido alcohol-, tenía sus días. En un mal día, andaba a los gritos. Siempre hablaba de engaño; era inseguro y muy celoso", detalló.

Además, recordó que él la hostigaba, que le decía que no quería perderla. “Vivía tomando… La decisión era separarme. No era vida. Me inutilizó la vida. No quiero venganza; quiero justicia”, dejó en claro la denunciante.

Tales agresiones le dejaron secuelas, tanto físicas como psicológicas. La mujer contó que le costaba conciliar el sueño. Tampoco podía salir a trabajar. Según sus palabras, no podía continuar con su vida. Sin embargo, pudo salir adelante por una cuestión de fe. Encontró la paz y el impulso para seguir viviendo en otra fe. “Volví a nacer”, aseguró.

Cuarto intermedio

Luego del testimonio de la denunciante fue el turno de una testigo, una hija de esta mujer. La chica contó que vio al acusado cuando apuñaló a su mamá. “Quiero que se haga justicia, por mi mamá”, expresó.

Tras escuchar estos dos testimonios, el Tribunal pasó a un cuarto intermedio. La audiencia se reanudará mañana, a las 9.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar