viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Fundamentos en causa por grooming y abuso

"Se establecieron contactos para lograr su espurio propósito"

La Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación condenó a Pedro Pablo Quintero a 14 años de prisión.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
14 de marzo de 2022 - 01:10

“Me declaro culpable de los hechos que se me endilgan. Quiero pedir disculpas a las familias, a la sociedad. También pedirles disculpas por el tiempo perdido. Quiero pedirles una oportunidad porque más allá de los hechos que he cometido, hoy por hoy en el Servicio Penitenciario Provincial me están ayudando a salir de esto. Estoy en un pabellón de violencia; que el pasado no vuelva a ocurrir. Dentro del servicio estoy poniéndome a disposición de todos. Reitero, mil disculpas a las familias, a la sociedad, pido una oportunidad a ustedes y al señor fiscal, así pueda salir adelante. Estoy muy arrepentido, muy arrepentido. No voy a responder preguntas”, con la confesión del imputado abrió el debate en su contra.

El pasado 22 de febrero en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación, Pedro Pablo Quintero (52) llegó imputado por los delitos de “grooming” (dos hechos) y por “abuso sexual con acceso carnal calificado por tener el autor conocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave y hubiese existido peligro de contagio”. Las víctimas eran dos adolescentes de 14 y 15 años. A una de ellas ultrajó. Desde diciembre de 2019 se encuentra privado de la libertad en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán.

Por tratarse de un delito de instancia privada, el debate –que se desarrolló en una audiencia, tras la confesión del acusado- fue a puertas cerradas. El Tribunal estuvo a cargo de los jueces Jorge Palacios, Marcelo Soria y Patricia Olmi. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal Miguel Mauvecín. La defensa fue ejercida por el defensor penal oficial Nolasco Contreras. Dada la confesión de Quintero, el fiscal de Cámara pidió una pena de 14 años. El Tribunal falló en consecuencia, por unanimidad.

El jueves pasado se dieron a conocer los fundamentos. La elaboración del voto estuvo a cargo del magistrado Soria. “Se establecieron contactos por whatsapp, con distintas maniobras. El acriminado fue desplegando diferentes conductas, todas con la misma finalidad; esto es lograr su espurio propósito. El adolescente aludido es quien señala al acusado Quintero como el sujeto con quien establece comunicación a través de Facebook. Este individuo, a quien luego conoce personalmente, es quien a través de diferentes acciones, tuvo como propósito atentar contra su integridad sexual”, se remarcó.

En este sentido, se valoró que el relato del chico está desprovisto de cualquier intencionalidad. Para el Tribunal, podrá advertirse cómo a través de Facebook, con distintas maniobras, el acusado fue desplegando diferentes conductas, “todas con la misma finalidad, que a la postre se concreta”.

Además, los magistrados remarcaron que con la declaración del acusado se puede concluir que importa “una confesión simple. Es cierto que no ha sido circunstanciada pero ello no le resta valor, puesto que existió un reconocimiento de su participación en el suceso". En relación con el imputado Pedro Pablo Quintero, debe citarse entre la prueba recogida el relato del chico. “Sobre el particular, es dable señalar que no existen dudas de que el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) han permitido que los niños y jóvenes aprendan, investiguen, busquen información o se comuniquen con familiares o amigos, sin existir fronteras que las limiten. Sin embargo, el uso de internet puede tornarse una herramienta peligrosa, especialmente para este grupo de personas que merecen una especial tutela en consideración a su desarrollo evolutivo, debiendo poner especial énfasis su vulnerabilidad. Son diversos los riesgos a los que se exponen las niñas, niños y adolescentes al navegar libremente en la web, tales como la exposición a material pornográfico, el abuso y corrupción de menores, entre otros comportamientos disvaliosos. Los factores que mayor influencia tienen en este aspecto son la facilidad para acceder a las páginas y redes sociales y el desconocimiento cierto de quien es la persona que está del otro lado y si -en su caso- es la misma persona que dice ser”, advirtieron.

En alerta para poder proteger

El “grooming” es el acoso de adultos a niños, niñas y adolescentes, a través de las nuevas tecnologías de información y de comunicación (NTIC), redes sociales, teléfonos celulares o internet. El agresor busca persuadir para crear una “amistad” y de esta manera lograr un acercamiento que le permita obtener imágenes, videos con contenido sexual, e inclusive un posible acercamiento físico para abusar sexualmente de la víctima. Este modo de abordaje es un delito. El Código Penal Argentino, en el artículo 131 –incorporado en diciembre de 2013-. Tanto del Sistema de Protección de chicos y chicas como desde el ámbito de la Justicia exhortan a padres, docentes y demás personas que tengan sospechas o sepan sobre abusos sexuales a niños, niñas y a adolescentes a que realicen la denuncia penal correspondiente. Por ello, se recomienda el acompañamiento de padres, madres y demás adultos responsables y del fortalecimiento de la Educación Sexual Integral (ESI).

En febrero de 2015, entró en vigencia la Ley Provincial 5385 de Creación del Programa de Capacitación en el Ámbito Escolar y Familiar para que Niños, Niñas y Adolescentes puedan incorporar herramientas idóneas que les permita un uso seguro de Internet y de las Nuevas Tecnologías de Información y de la Comunicación (NTIC). La iniciativa había sido impulsada por la diputada mandato cumplido Verónica Rodríguez Calascibetta. De este modo, se dispone la incorporación a la currícula de los tres niveles educativos de la provincia, en las asignaturas correspondientes, definiciones, conceptos y nociones sobre el acceso seguro y adecuado al Internet; el manejo apropiado de las Redes Sociales; la no disposición e información de datos personales; el acceso controlado a sitios web que impliquen exponer, compartir, difundir o distribuir imágenes personales de cualquier tenor, poniendo especial énfasis en aquellas que involucren o impliquen cualquier agresión a la intimidad psíquica o física de niños, niñas y adolescentes.

El largo camino para dar el alerta

En diciembre de 2019, la ONG de Estados Unidos Homeland Security, una organización especializada a detectar pedófilos en internet, había dado la voz de alerta en Tinogasta. En los fundamentos, se remarcó que la detección automática de algoritmos de la empresa Facebook Ltd., remitida a la ONG National Center for Missing & Exploited Children (NCMEC) se da cuenta de la detección de tráfico entre usuarios de la red social Facebook, de contenido de material de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes (MASNNA), tales como posesión, fabricación y distribución. Dicho informe fue remitido por la Oficina de Análisis y Clasificación de CyberTipline de la NCMEC, a la Unidad de Investigación Tecnológica del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, en cumplimiento del “Protocolo de Intervención Urgente y Colaboración Recíproca en caso de detección de uso de pornografía infantil en Internet". Así se dio intervención al “Punto de contacto de la Red 24/7” en la Ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca.

El informe confeccionado por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales, dependiente de la Fiscalía General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, detalló sobre las empresas proveedoras de servicio de acceso a internet, que corresponden a los datos de titularidad de asignación de las direcciones IP, como así también los abonados móviles vinculados a los usuarios investigados.

Con la voz de alerta comenzó una investigación que se remitió a poco más de dos años antes. De acuerdo con la investigación penal, a cargo del fiscal Luis Jorge Barros Risatti, entre junio y julio de 2017, a través de la red social de Facebook, se contactó con dos adolescentes de 14 y de 15 años. Meses después, en marzo de 2018, volvió a contactarse con una de sus víctimas. A fuerza de amenazas e intimidaciones, consumó el abuso. En este marco, se realizaron allanamientos en Tinogasta y Fiambalá.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Viviana Canosa

Te Puede Interesar