martes 22 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En Santa María

Se confirmó la prisión preventiva para un acusado de "grooming"

El juez de Control de Garantías José Luis Navarro confirmó la medida por el período de tres meses.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

A principios del mes pasado se dio a conocer el primer caso de “grooming” de Santa María. El acusado fue identificado con el apellido Rioja. De acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, días atrás el juez de Control de Garantías de la Cuarta Circunscripción Judicial con asiento en Santa María confirmó la detención para el imputado. En principio, la medida sería por el lapso de tres meses.

La investigación fue impulsada tras haber ingresado en la Fiscalía de Santa María tres denuncias durante los primeros días de septiembre último. Tales se realizaron en la comisaría de San José.

El sospechoso utilizaba un perfil falso de Facebook. De esta manera, captaba adolescentes y luego, tras ganar su confianza y con engaños, lograba que le enviaran fotos de contenido sexual con las que los mantenía amenazados. Bajo las órdenes de esta Fiscalía, personal de la División Ciberdelitos dependiente de Investigaciones Judiciales de la Policía de Catamarca realizó el trabajo especializado y se avanzó en la pesquisa.

Así se obtuvo información relacionada con datos de telecomunicaciones y se solicitó la intervención de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (DAJuDeCO), único órgano del Estado encargado de ejecutar las interceptaciones o captaciones de comunicaciones ordenadas por la autoridad judicial o fiscal competente de todo el país. Así, por pedido de la Fiscalía interviniente, una comisión conformada por personal de la División Ciberdelitos arribó a la localidad.

Luego de las declaraciones aportadas y asistida en las tareas de campo por personal de las comisarías de San José y de Santa María, por orden del Juzgado de Control de Garantías interviniente, se llevaron a cabo cuatro allanamientos de morada en las localidades de San José y Santa María. En uno de los domicilios allanados en la localidad de San José norte se hallaron en poder del sospechoso varios elementos de valor para la causa. Entre ellos un teléfono celular habilitado con una línea que se encuentra ligada directamente con la causa que se investiga, seis chips de distintas empresas de telefonía, una tarjeta memoria de 64 GB y documentación que contendría anotaciones de interés para la causa, datos de un número importante de mujeres con sus respectivos números telefónicos, oriundos de esa localidad. Ante el resultado positivo del allanamientos, la fiscal ordenó el inmediato arresto en averiguación del hecho de un hombre de apellido Rioja de 35 años, quien fue alojado en la comisaría de San José.

Material

En el marco de la investigación, por orden de la Fiscalía interviniente, personal especializado de la División Ciberdelitos participó en una visualización de dispositivo telefónico. De esta manera, se pudo observar una importante cantidad de material de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes (MESNNA), relacionado con la causa, y otro tipo de MESNNA cuya tenencia es ilegal, por lo que se ordenó el pase a calidad de detenido de Rioja.

Delito

El “grooming” es el acoso de adultos a niños, niñas y adolescentes a través de las nuevas tecnologías de información y de comunicación (NTIC), redes sociales, teléfonos celulares o internet. El agresor busca persuadir para crear una “amistad” y de esta manera lograr un acercamiento que le permita obtener imágenes, videos con contenido sexual e inclusive un posible acercamiento físico para abusar sexualmente de la víctima. Tanto del Sistema de Protección de chicos y chicas como desde el ámbito de la Justicia exhortan a padres, docentes y demás personas que tengan sospechas o sepan sobre abusos sexuales a niños, niñas y adolescentes a que realicen la denuncia penal correspondiente. Al respecto, advirtieron que los delitos contra la integridad sexual a chicos y chicas son de instancia privada pero de acción pública.

La sola sospecha alcanza para realizar la denuncia. Además, en el contexto de pandemia por coronavirus COVID-19, los expertos advirtieron que niños, niñas y adolescentes se encuentran más sobreexpuestos en internet. El hecho de permanecer en sus hogares los lleva a estar hiperconectados en redes sociales. Por ello, se recomienda el acompañamiento de padres, madres y demás adultos responsables y del fortalecimiento de la Educación Sexual Integral (ESI).

Adultos en alerta

¿Qué es el "grooming"?

El grooming es la acción deliberada de un adulto, varón o mujer, de acosar sexualmente a una niña, niño o adolescente a través de un medio digital que permita la interacción entre dos o más personas, como por ejemplo redes sociales, correo electrónico, mensajes de texto, sitios de chat o juegos en línea.

El agresor busca persuadir para crear una “amistad” y de esta manera lograr un acercamiento que le permita obtener imágenes, videos con contenido sexual e inclusive un posible acercamiento físico para abusar sexualmente de la víctima.

A través de este delito, el “groomer” –así se define a este tipo de acosador- estudia a la víctima al conocer cuáles son sus intereses, gustos, actividades, entre otros.

¿Qué hacer? Si se identifica un caso, no se deben borrar las conversaciones; servirán como prueba; realizar captura de pantallas; no bloquear ni escrachar al acosador en redes sociales porque dificultará su identificación por la Justicia. El grooming es un delito. Se puede llamar al 102 o denunciar penalmente en sede judicial.

Para detectar y prevenir se debe prestar atención a las actividades de chicos y chicas en las redes sociales; hablar con ellos para advertirles. También hay que enseñarles a no enviar fotos y que no asistan a encuentros con desconocidos que contactaron por internet. Padres, madres y demás adultos deben estar atentos a cambios de conductas.

Este modo de abordaje es un delito. El Código Penal Argentino, en el artículo 131 –incorporado en diciembre de 2013-, estipula que será penado con prisión de seis meses a cuatro años.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
un interno del penal esta grave tras haber sido apunalado en una gresca

Te Puede Interesar