miércoles 10 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Pulseadas municipales

En la estela que dejó Raúl Barot, que batió con un partido municipal y le ganó la intendencia...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de julio de 2022 - 00:35

En la estela que dejó Raúl Barot, que batió con un partido municipal y le ganó la intendencia de Los Altos el año pasado a Rafael Olveira, se anotan los enemigos de Elpidio Guaraz, en Santa Rosa y, los hermanos Ariel y Augusto Ojeda, en El Alto.

Guaraz sufrió la baja de los concejales Federico Mercado y Fabián Lezana, que inscribieron el partido municipal Podemos Santa Rosa y entraron en fricción con su par Mario Páez, que hasta ahora era el único opositor al intendente y, receloso de los perjuicios que puedan provocarle los inesperados competidores en ese rol, denunció la fractura como un montaje.

“Te da un poco de risa porque hablan para la tribuna. Mercado no es opositor, está del lado del poder y Lezana es un obsecuente del poder. Guaraz está mal por todo lo malo que hizo en la sociedad. Lo único que quieren hacer es dividir a las personas y que no vengan todos para el lado nuestro, que somos la oposición real en Santa Rosa”, dijo.

Esther Guaraz, hermana de Elpidio y secretaria de Acción Social de la comuna, desacreditó por su parte a los desertores. “Hay que ser agradecidos en la vida y si hoy eres conocido o conocida no es por tus propios méritos, eso nunca lo olvides. Cría cuervos y te comen los ojos”, posteó en sus redes sociales.

En El Alto, el intendente Ariel Ojeda y su hermano Augusto, senador, son desafiados por el partido departamental “Corriente Renovadora del Este”, cuyo referente es el diputado provincial Guillermo Marenco.

“La mayoría de los compañeros había decidido hace un tiempo crear una herramienta electoral, que no es solamente un partido municipal, sino que es un partido departamental, para que alguna compañera o compañero pueda tener la posibilidad de participar en las próximas elecciones para conducir los municipios de El Alto o de Tapso”, dijo Marenco.

“Tiene que haber renovación en los cargos y una persona no puede estar para siempre. Esto no tiene que molestar a nadie, porque de última es la gente la que decide y la que dice si hay continuidad o quiere algo nuevo. No es algo de vida o muerte, es una cuestión política en donde la gente definirá quién quiere que los represente”, añadió.

Guaraz y los Ojeda manejan estructuras políticas afirmadas en años de gestión, pero sus antagonistas olfatean a fin de ciclo y podrían pactar con sectores del radicalismo. También podría darse una apertura por parte de los liderazgos desafiados, a los que no les habrá pasado desapercibido lo de Los Altos.

Allí Barot, que era senador por Santa Rosa, se presentó para competir al frente del partido municipal “Unidos por Santa Rosa” y se impuso sobre Olveira, jefe del clan que venía manejando la comuna desde su creación en 2001, encumbrado con el FCS y reciclado en el peronismo. Ganó las PASO y luego las generales a pesar del apoyo explícito del Gobierno a Olveira, que tras la derrota fue designado con un punto índice.

La pelea fue de hacha y tiza, con un nivel de participación excepcional: 88% del padrón alteño, en una elección que tanto a nivel nacional como provincial se caracterizó por una abstención significativa.

La diferencia en el caso de El Alto y Santa Rosa, en caso de que los anuncios de fractura se materialicen, es que los esquemas comunales podrían ir adosados a las boletas de Gobernador del oficialismo provincial, categoría que el año pasado no se jugó.

Es lo que hizo en Huillapima hace ya 35 años, en 1987, el Movimiento de Acción Comunal, primer experimento electoral municipal de la etapa democrática en Catamarca. Se armó para competir contra esquemas apalancados desde la Casa de Gobierno, pero sin romper en las categorías provinciales.

El MAC quedó solo 50 votos abajo de la propuesta oficialista y consiguió meter un concejal. Los radicales, terceros cómodos.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar