miércoles 22 de mayo de 2024
Sucedieron en 2013 y en 2021

Policía acusado por dos hechos de violencia, se mantuvo en silencio

Una causa trata sobre un arresto y la otra sobre una batahola durante un partido de fútbol infantil, en la zona sur.

En la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación se inició un debate, con dos policías imputados, por un hecho ocurrido en 2013. Al margen, uno de estos efectivos estuvo involucrado en otro hecho, en noviembre de 2021. Por ello, la causa se acumuló y tres personas –dos de ellos policías- comparten en banquillo de los acusados. Los numerarios Jonathan Gabriel Ochoa y Ángel González fueron imputados por “vejaciones” y “lesiones graves en concurso ideal en calidad de coautores”. Además, Ochoa suma otra acusación, “lesiones graves calificadas por ser cometidas en ocasión de un espectáculo deportivo”, por un hecho de noviembre de 2021. Víctor Espeche, el tercer acusado, debe responder por "lesiones leves calificadas por ser cometidas en ocasión de un espectáculo deportivo".

El Tribunal está integrado por los jueces Patricia Olmi, Jorge Palacios y Marcelo Soria. El Ministerio Público Fiscal es representado por el fiscal Miguel Mauvecín. El abogado Víctor García defiende a Espeche; el abogado Juan Pablo Morales asiste a Ochoa y los abogados Leandro Morales y Herman Zalazar asisten a González.

En la primera jornada, Ochoa y Espeche se mantuvieron en silencio. González contó su versión. Declaró que en la Avenida Maximio Victoria, frente a la Universidad Nacional de Catamarca, arrestaron a un adolescente de 17 años, quien habría intentado trepar una tapia. A la vez, el chico habría tenido estupefacientes. El numerario recordó que recorrían esa zona por pedido especial de la Jefatura de Policía. González negó los golpes y aclaró que sí se trató de reducirlo. No obstante, no contaban con elementos, como esposas, precintos o un bastón. Lo sujetaron hasta que llegó un móvil y se llevó al joven. Luego, se dio inicio a la ronda de testigos. El testimonio más relevante fue el de uno de los damnificados en la batahola durante el partido de fútbol infantil, identificado con el apellido Andrada. “No agredí a nadie”, aseguró. Al mismo tiempo, aseveró que le pidió a una mujer que dejara de agredir. Sin embargo, esta persona “me dijo cosas y me escupió”. “Me pegó en la boca y me salió mucha sangre”, recordó.

También contó que otro hombre, de apellido Silva, resultó herido. Detalló que lo acompañó al hospital. Debido a su diagnóstico, fue trasladado a la provincia de Córdoba. “Gastó casi $1.000.000 para recuperar la vista”, detalló.

A su turno, una mujer, madre de uno de los chicos que jugaban en ese partido, en la cancha de Vélez Sarsfied, declaró que los padres se lo tomaron a mal y comenzaron a discutir. También indicó que una mujer escupió en la cara a Andrada.

“Tiraron piedras, hubo insultos. Vi golpeado a Andrada en la boca; a Silva lo golpearon en el ojo. Ella –quien agredió a Andrada- fue la causante de todo lo que comenzó”, recordó otra testigo.

Otra mujer contó que “como padres fuimos a alentar al equipo de nuestros hijos. Al final del segundo tiempo, ganaba Juventud Unida. Fue un espectáculo horrible; los chicos lloraban”, aseguró.

La testigo remarcó que en el marco de esta revuelta, Andrada recibió un golpe en la boca y Silva, en el ojo. “Era una montonera. No les importaba que haya chicos”, expresó.

Además, otra testigo indicó que los padres del equipo que iban perdiendo se enojaron. Una mujer comenzó a agredir. “Andrada le reclamó y ella le escupió. Un hombre le pegó a Andrada y otro a Silva. Había madres que alentaban a sus hijos”, recordó.

En esta ronda de testigos, Ochoa fue reconocido como el agresor de Silva. El último testigo fue el joven que en 2013 habría sido agredido por dos policías. El denunciante recordó que estaba en la esquina de la Universidad Nacional de Catamarca, sobre Maipú Norte, limpiando vidrios. “Me detuvieron, requisaron y me pegaron. Me tenían idea. Venían policías motorizados, en dos motos. Me encontraron un ‘caracol’ y lo rompieron. Me trasladaron, esposado, en la caja del móvil –una camioneta-”, contó. El joven no pudo reconocer a los presuntos agresores.

Finalizada esta primera ronda de testigos, el Tribunal pasó a un cuarto intermedio. La audiencia se reanuda hoy, con nuevos testimonios.

Arresto

El hecho más antiguo es del 2013. El policía Jonathan Gabriel Ochoa junto a Ángel González -ambos de la Comisaría Séptima -, habrían golpeado a un joven durante un procedimiento callejero. Ambos interceptaron a un joven cuando caminaba por calle Maximio Victoria y Echevarría y lo interrogaron porque tenía en su poder una pipa que usaba para fumar paco. Según la investigación, ambos lo tiraron al piso y lo golpearon en diversas partes del cuerpo para luego subirlo al patrullero.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar