jueves 4 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Gatillo fácil

Otra policía fue detenida por el crimen de Lucas González

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de julio de 2022 - 00:30

Teresa María Luján Scorza (35), que trabajaba en la División Sumarios y Brigadas de Prevención de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad, fue detenida en las últimas horas por requerimiento del fiscal del caso, Leonel Gómez Barbella, por el crimen de Lucas González.

Se conoció que sería indagada ayer por la jueza de Instrucción Paula González.

El arresto de Scorza -que había sido solicitado por el fiscal en diciembre y rechazado entonces por el juez de Instrucción Martín del Viso- se dispuso luego de que la policía fuera reconocida en una rueda fotográfica por uno de los amigos de Lucas como quien lo detuvo ilegalmente y lo sometió a torturas. Ante esa nueva prueba, Gómez Barbella reiteró el 7 de julio último el pedido de detención, que finalmente fue aceptado y ordenado por la jueza el pasado lunes. Scorza se encuentra alojada en la sede de la División Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA) y sería indagada durante la jornada de ayer.

Los delitos que se le imputan son "encubrimiento agravado por la condición de funcionario público y por ser el ilícito precedente especialmente grave en concurso real con privación ilegal de la libertad calificada al tratarse de un funcionario público que actuara con abuso de sus funciones y por haber cometido torturas".

Según la acusación impulsada por la fiscalía, Scorza fue una de las policías que "le propinó sufrimientos psíquicos (a uno de los amigos de Lucas) mientras se encontraba ilegítimamente detenido después que fueran baleado junto a sus amigos".

El joven que la reconoció aseguró que mientras se encontraba boca abajo esposado con sus manos en la espalda en la intersección de Prediel y Alvarado, de Barracas, esa policía tomó su mano y le colocó el dedo en su teléfono celular con el objeto de rastrear a uno de sus amigos.

Además, según el joven, esa oficial le preguntaba "dónde tenía la droga" y le decía que "era un chorro" y que a su amigo Lucas "le tiraron porque hizo las cosas mal".

La jueza ya había elevado a juicio oral la causa por el crimen de Lucas, con 14 miembros de la Policía de la Ciudad imputados por "homicidio agravado" o "encubrimiento".

La magistrada, interinamente a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 7, rechazó todos los planteos de oposición que habían presentado las defensas de los policías implicados y avaló el requerimiento de elevación a juicio presentado en marzo pasado por el fiscal de la causa, Leonel Gómez Barbella.

El abogado Gregorio Dalbón, quien representa a los padres de la víctima como querellantes, aseguró tras esa resolución judicial que "la familia solo espera justicia y rápida" y destacó que se está en condiciones "de iniciar un juicio histórico, por la cantidad de involucrados y la perversidad de los encubridores".

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Brutal. Le dio una mano para saludarlo y con la otra lo golpeó. 

Te Puede Interesar