domingo 22 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Caso Luz

"No indica las contradicciones que le endilga a la sentencia"

La Corte de Justicia confirmó la condena de seis años fijada por la Cámara de Sentencia Penal Juvenil.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
6 de mayo de 2022 - 01:00

Por unanimidad, la Corte de Justicia de Catamarca resolvió no hacer lugar al recurso de casación interpuesto por el joven de 21 años condenado, en octubre del año pasado, por la Cámara de Sentencia Penal Juvenil a la pena de seis años de prisión, tras haber sido hallado culpable en el delito de “abuso sexual con acceso carnal”. El hecho sucedió en noviembre de 2016 y la víctima, Luz, una chica de 13 años, decidió poner fin a su vida. De esta manera, se confirmó la sentencia del Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil. No obstante, la defensa –ejercida por el abogado del foro local Roberto Mazzucco- aún tiene la posibilidad del recurso extraordinario federal.

La elaboración del voto estuvo a cargo del ministro José Ricardo Cáceres, sus pares Vilma Molina, Miguel Figueroa Vicario, Fernanda Rosales Andreotti, Hernán Martel, Fabiana Gómez y Luis Raúl Cippitelli, adhirieron.

“El representante sólo expone su opinión sobre la prueba de la causa pero no demuestra el error del mérito de ella en la sentencia. En el caso, la existencia histórica del hecho de la causa y la intervención del imputado en esa ocurrencia no están en discusión: el joven admitió haber tenido trato sexual con la chica. Aunque el imputado declaró que el hecho fue consentido por ella, el Tribunal lo tuvo por consumado sin su consentimiento”, se indicó.

En la sentencia de Corte, se advierte que la defensa ofrece variados argumentos en apoyo de su postura. En este contexto, remarcaron que los dichos de la niña –madre de la chica damnificada- contrastan con la pericia psicológica. Ésta dejó en manifiesto que la chica se encontraba en un contexto de vulnerabilidad extrema. “Pero no precisa suficientemente su agravio. Al menos en principio, los referidos antecedentes carecen razonablemente de idoneidad para desvirtuar la existencia del hecho en las circunstancias en las que fue tenido por ocurrido en la sentencia. Destaca (la defensa) que de esas declaraciones surge que cuando le preguntaron a la chica si había tenido relaciones consentidas, ella les respondió que sí. Sin embargo, el fiscal y el Tribunal ‘intentan hacer ver circunstancias inexistentes absolutamente equivocadas’”, se detalló.

En este sentido, la Corte sostuvo que la defensa parece pretender dar por consentida por la misma víctima la relación sexual que tuvo con el imputado. No obstante, se admitió el estado de consumo en que ella se encontraba. Los testigos así lo acreditaron. “De tal modo, no se hace cargo de la declaración en la sentencia, sobre la ‘gran cantidad de estupefacientes y alcohol’ ingerida por la niña en la ocasión ni de los efectos jurídicos de ese ‘estado de consumo’ de la víctima al tiempo de los hechos de la causa, como vicio de la voluntad excluyente de su consentimiento válido. El Tribunal ponderó, asimismo, sobre el estado que presentaba la chica esa noche”, se destacó.

Para el supremo Tribunal, tal aserto contradice el propio descargo del imputado, que admitió la existencia del hecho y su autoría. “Por otra parte, (la defensa) no indica las contradicciones que le endilga a la sentencia ni ofrece un desarrollo argumental que ponga en evidencia las dudas a las que alude, sin siquiera citar la prueba en que apoya esa atribución, a contramano de la buena doctrina que cita: ‘(…) la duda no puede reposar en subjetividad, sino que este especial estado de ánimo debe derivarse de la racional y objetiva evaluación de las constancias del proceso’”, se valoró.

Consentimiento viciado

La Cámara de Sentencia Penal Juvenil que condenó a este joven estuvo integrada por los jueces Rodrigo Morabito, Luis Guillamondegui y Mauricio Navarro Foressi. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal del fuero especializado Guillermo Narváez, quien estuvo acompañado por la abogada de la querella Silvia Barrientos. La defensa fue ejercida por el defensor Penal Juvenil Sergio Véliz.

“El joven durante el juicio reconoció haber tenido relaciones sexuales con ella. El hecho existió y fue cometido por el imputado aprovechándose del estado absoluto de vulnerabilidad en el que se encontraba la niña, en razón de haber ingerido gran cantidad de estupefacientes y alcohol, sin posibilidad de prestar en forma libre su consentimiento para una relación sexual íntima”, se remarcó.

En este sentido, se advirtió que ella se encontraba absolutamente privada de sentido debido a que estaba drogada y había consumido alcohol en exceso en la fiesta a la que acudió. Esta circunstancia no era desconocida por el joven.

“Ese estado de intoxicación se intensificó con el consumo de alcohol, lo que la llevó a aceptar retirarse con el joven imputado, que sabía que ella estaba drogada. A pesar del estado calamitoso de intoxicación en el que se encontraba la chica y aprovechándose de esa situación, la condujo a su domicilio para abusar sexualmente. Ahora bien, ya en relación con el abuso sexual, el mismo no solo se encuentra acreditado por los acontecimientos descriptos precedentemente -pues, ha quedado claro que cualquier eventual consentimiento por parte de ella se encontraba absolutamente viciado- sino además, por las lesiones que se encontraron en su cuerpo. Se aprovechó del grado de intoxicación grave en el que se hallaba la niña víctima, valiéndose de que debido a ese estado de vulnerabilidad la jovencita no podía consentir libremente el acto sexual, abusó de ella ”, se indicó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar