lunes 24 de junio de 2024
Caso Melanie

Melanie: deficiencias en la investigación impidieron acusar

La niña falleció en enero de 2021 tras ser derivada desde el hospital de Andalgalá a la Capital. Tres médicos imputados por “homicidio culposo agravado” fueron absueltos.

La absolución de los tres médicos acusados como responsables de la muerte de Melanie Carrazana, una niña de siete años, en enero de 2021, género un abanico de sensaciones. No obstante, tras la absolución surgen los interrogantes sobre la valoración de la prueba realizada para llegar a esa resolución.

A lo largo de siete jornadas en el Juzgado Correccional de Tercera Nominación declararon alrededor de siete testigos, la mayoría profesionales de la salud de Catamarca, Córdoba y Salta. En la instancia de alegatos, el fiscal Correccional relató el hecho y los testimonios que se escucharon durante las jornadas de debate. Remarcó que “los testimonios son abundantes” como las “imprecisiones”. A la vez indicó que la Fiscalía Penal de la Segunda Circunscripción Judicial, a cargo la investigación, tuvo algunas omisiones. En la instrucción penal preparatoria –IPP como se conoce en la jerga judicial- se hizo mención a un “traslado tardío”, a la “desidia profesional” y un “obrar culposo” pero estas cuestiones no fueron precisadas en la determinación del hecho. Finalmente, solicitó la absolución por el beneficio de la duda para los tres acusados y solicitó que se investigue al tercer imputado por presunto ejercicio ilegal de la medicina, dado que no estaría debidamente matriculado.

De acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, las falencias entorpecieron la acusación. Las imprecisiones en la determinación del hecho –en el relato sobre lo sucedido, fecha, hora, lugar y la acción que se reprocha- y la falta de pruebas no aportaron la certeza necesaria en la instancia de debate. En la etapa de investigación se necesita probabilidad y para la etapa de debate, que termina con el dictado de un veredicto, se necesita certeza. Por ello, la duda favorece al imputado.

Además, la precisión en la determinación del hecho –también conocida como ‘teoría del caso’- forma parte del debido proceso. Si no se detallan los hechos no se puede avanzar en la acusación. En esta causa, la determinación del hecho era imprecisa y las conductas a reprochar no estaban bien descriptas. La acusación en la etapa de instrucción no contaba con pericias médicas.

Las actuaciones realizadas fueron confirmadas en el Juzgado de Control de Garantías de la Segunda Circunscripción Judicial, en Andalgalá. Sin embargo, al llegar el expediente al Tribunal, en la etapa de control de prueba –cuando se estudia el expediente antes de fijar fecha de debate-, el Ministerio Público Fiscal solicitó una pericia en Córdoba.

En debate, uno de estos profesionales indicó que “lo ideal es complementar con laboratorio”. Al respecto, una de las médicas había ordenado, con fecha 30 de diciembre, realizar un estudio de laboratorio. La madre de la niña había declarado pero tenía fecha para el 4 de enero pero, de acuerdo con la prueba obtenida, no se probó que así se haya fechado la orden para laboratorio. Es decir, pudo realizarse el análisis en otra fecha.

Imputación

Los médicos fueron acusados por “homicidio culposo”, por imprudencia, negligencia, impericia.

En materia penal, se define como “culposo” cuando no hay intención de causar muerte. Se entiende por “imprudencia” a la ausencia de moderación y racionalidad o el descuido en la atención requerida, la falta de previsión de sus consecuencias.

La “impericia” es entendida como falta de conocimientos técnicos y científicos y la negligencia es la falta de diligencia que puede ser por falta de pericia o por ineptitud o bien por la negligencia propiamente obrando el médico con descuido.

En los próximos días se conocerán los fundamentos de la sentencia.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar