lunes 21 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Será el próximo sábado 12

Mar de fondo para la elección de autoridades en la Celeste

Hay dos sectores en pugna para conducir el histórico sector de la UCR. Las diferencias se profundizaron en Capital.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El próximo sábado 12 está previsto que se realice un plenario de la Línea Celeste para elegir a las autoridades que conducirán el histórico sector de la Unión Cívica Radical. Sin embargo, algunas diferencias internas que surgieron en la elección de autoridades de la Capital pone en riesgo el consenso. Se pretende una conducción colegiada con una figura como conductor/a. En la línea de largada están los diputados Luis Fadel y Luis Lobo Vergara, pero antes se deberá resolver las diferencias internas que se profundizaron con la elección de autoridades de la Capital.

El miércoles pasado se realizó la elección de autoridades de la Celeste capitalina para el período 2022-2024 y terminó en un papelón con versiones cruzadas. El conflicto en la Capital tiene como protagonistas a los diputados Celestes.

En la actualidad hay dos sectores claramente diferenciados. Por un lado, el grupo que tiene como referente al diputado Luis Fadel, histórico dirigente de la Capital, que tiene entre sus escuderos al concejal "Carli" Álvarez y al diputado Alejandro Páez. En el otro sector, están los diputados Luis Lobo Vergara, actual presidente de bloque de la UCR y Tiago Puente, joven dirigente del sector Celeste que tuvo un crecimiento importante en la militancia. En este contexto también quedan en evidencia las diferencias generacionales que antes no eran tan públicas mientras el exsenador Oscar Castillo conducía la línea.

Según trascendió, se había consensuado que Puente condujera la Capital, pero en el marco de un triunvirato que tuviera un secretario ejecutivo y dos adjuntos.

El miércoles, mientras se realizaba la polémica sesión en la Cámara de Diputados, se hizo la asamblea en la Fundación Centenario. Fadel y Lobo Vergara se quedaron en el recinto en el marco de la disputa con el oficialismo por el conflicto de Salud. Puente concurrió a la reunión.

Según algunas versiones, Puente desconoció lo que se había acordado antes, un triunvirato horizontal sin jerarquías y propuso que la línea tenga un presidente, acompañado por dos vicepresidentes.

Como no había acuerdo, se sometió a votación y Puente se impuso con el apoyo de dirigentes de todos los circuitos, menos el 8 y 9, al que pertenece "Carly" Álvarez. El resultado de la votación fue de 35 a 7.

Al día siguiente cuando se hizo público que habían resultado electos Tiago Puente como presidente, Carmen Muñoz, vicepresidenta 1° y Carli Álvarez, vicepresidente 2°, se produjo la inmediata reacción de Álvarez, que comunicó que no aceptaba el cargo. El sector entendió que relegarlo a una vicepresidencia segunda era quitarle respaldo al único concejal que tiene la línea en Capital. Además, enfatizó en que no había sido el acuerdo previo y el gesto se leyó como una traición.

Los que votaron a favor de Puente como presidente argumentaron que es necesario que el joven diputado tenga más fuerza en la Capital con la mirada puesta en las próximas elecciones. Remarcaron en el capital que tiene en su gestión como diputado y además recordaron que viene de ganar en el marco de la interna de la Juventud, donde se impuso la candidata que respaldaba, Agostina Maza Ibáñez.

Tras la dimisión de Álvarez se generó el conflicto y ayer hubo una reunión en la Fundación Centenario, pero ante la ausencia de algunos protagonistas no se logró avanzar en un acuerdo para la elección de autoridades provinciales y sólo se definieron detalles operativos.

El próximo sábado 12 será el plenario en el Club Defensores. En principio, la intención es una mesa colegiada, una conducción horizontal con una figura que actúe como secretario ejecutivo. Los candidatos que pican en punta para conducir la Celeste son los diputados Luis Fadel y Luis Lobo Vergara, pero antes deberán limar las asperezas que enfrentan a ambos sectores.

El histórico sector que durante varios años condujo el senador Oscar Castillo quedó huérfano desde que en septiembre del año pasado perdiera en las PASO frente a la alianza que habían conformado Flavio Fama (línea Raúl Alfonsín) y Francisco Monti (FAPRA) junto a otros sectores como Morada, Coalición Cívica y PRO. Castillo, que había apostado al intendente Daniel Ríos y a Patricia Breppe, cayó en aquella elección y al finalizar su mandato como senador dejó de participar activamente en la conducción de la oposición y también dejó de intervenir en la conducción de su propio sector.

La línea había quedado bajo la conducción del exdiputado Víctor Luna, otro dirigente de trayectoria celeste, que renunció en mayo de este año por otra polémica con diputados del sector.

Desde ese momento, la Celeste quedó en situación de orfandad y con ideas poco claras y divergentes en la gestión política. En este sentido, hubo un sector que se mostró más crítico con la conducción de la UCR, a cargo de Francisco Monti.

Hay que recordar que Monti llegó a la conducción por el fallecimiento de otra histórica dirigente de la Celeste como Marita Colombo, lo que significó también la pérdida de un espacio de poder.

Las diferencias se habían profundizado por la relación de la UCR con la Coalición Cívica y el PRO, en el marco de la alianza de Juntos por el Cambio. En este sentido, el sector más cercano a Fadel, en alianza con otras líneas internas consideran que el partido debe abrirse más para realizar alianzas con otros sectores. En este sentido, Fadel había planteado la necesidad de repetir la fórmula del viejo Frente Cívico y Social.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar