jueves 23 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo Bueno, lo Malo y lo Feo

Los perjuicios de la promoción automática en la escuela

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de junio de 2022 - 00:10

Señor Director:

Soy una vieja maestra jubilada, amo y amé la docencia, y a pesar de los años transcurridos no me desvinculé de ella, es así que toda noticia referente a educación me interesa e informo.

Desde hace años veo con tristeza la decadencia de las escuelas y coincide con la implementación de la promoción automática, que es lo más nefasto que puede existir. Promover niños de un grado a otro sin tener los conocimientos básicos necesarios en cada uno.

Dicen que 1º, 2º y 3º es un bloque, y si concluido ese bloque no están en condiciones de ser promovidos ¿qué hacen?

Por la radio escuché a padres decir: “Mi hijo salió de la primaria, otros de la secundaria sin saber leer ni escribir y llegan a la universidad con el mismo problema”.

Eso se lo debemos a la promoción automática que socavó los cimientos de la educación (1º y 2º grado).

Una vez en una librería me encontré con una madre afligida porque su hija de 4º grado no sabía nada y su maestra no la quería hacer repetir. Culpaba de ello a la maestra, a lo que yo le dije: no son ellas, son órdenes de arriba, el maestro no tiene autonomía para decidir quién promueve o queda.

Y ahora reemplazaron las notas por un lacónico “Alcanzó”, no hay que estigmatizar.

El estímulo para que un alumno se esfuerce por mejorar es mala palabra, cuanto más mediocre mejor.

Para colmo, la pandemia traumatizó algunas escuelas que creen que la bandera contagia COVID, suprimieron su izamiento, entrega de la bandera de ceremonias y actos escolares.

El dictado fundamental en 1º y 2º grado desapareció, única herramienta válida para la buena ortografía. El libro de lectura es cosa del pasado, por lo tanto la práctica de ella también. Ni qué decir de las tareas para el hogar, necesarias para afianzar lo aprendido en clase.

Todo es facilismo, como quien dice me lavo las manos.

Y como si esto fuera poco, hoy escucho la noticia de que en Río Negro se suprimen los boletines de clasificación, que el maestro haga una apreciación sintética y global del alumno.

Esto es tirar la basura debajo de la alfombra. Me da pena pensar que al argentino solo le queda una carrera a seguir, la de piquetero.

Por favor, quienes pueden y deben hacerlo tomen medidas, dejen de culpar a la pandemia, a los 180 días de clases, a la falta de notebooks, allí no radica el problema y lo saben. ¡Pobre educación argentina!

¿Llegarán a regalar títulos universitarios para no estigmatizar a los alumnos que no aprendan?

Mi duda está planteada.

Marta Rodríguez de Vega

DNI 2.831.965

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Adhemar Capital. según la denuncia, la escribana era parte de la empresa.

Te Puede Interesar