jueves 11 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Fallo en Tucumán

Los niños declararon en cámara Gesell y contaron lo vivido

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
25 de julio de 2022 - 00:05

El hecho que se juzgó ocurrió entre 2015 y 2016 en Tucumán. Los nueve menores eran explotados diariamente, de lunes a sábado, en jornadas de 10 horas en distintas esquinas de la ciudad. Según la instrucción de la causa, todos vivían en Tafí Viejo y desde allí trasladaban a las víctimas a distintas esquinas de la ciudad donde debían vender o mendigar dinero.

Uno de ellos contó en la justicia que trabajaba en la plazoleta con uno de los hijos de PAZ que le ofreció ir a vivir a su casa, lo que aceptó porque su mamá y una amiga de ella -que vivían juntas- lo mandaban a pedir a la calle y cuando no volvía con por lo menos 50 pesos lo encerraban y no le daban de comer. Con él también se fue a vivir su hermano. La justicia destacó que ambos eran víctimas de violencia sexual por parte de la madre y su amiga.

Otros de los menores relataron que dormían en la plaza Los Pocitos porque no querían vivir en la casa de la pareja de su padre. Uno de ellos había sufrido la muerte de su madre. En esa circunstancia conocieron a los hijos de PAZ y los invitaron a vivir en su casa. Todos coincidieron al declarar en cámara Gesell que PAZ les dijo que iban a seguir trabajando en la calle. Así lo hacían de lunes a sábado durante 10 horas en la plazoleta Mitre. Limpiaban los vidrios de los autos, vendían distintas cosas y pedían plata. Relataron que parte del dinero se lo daban a ella y el restante se lo quedaban. Uno contó que los domingos era el día que tenían libre, pero que si querían podían ir a trabajar y la plata era para ellos.

Los menores, según su testimonio, ganaban por día entre 250 y 400 pesos cada uno. La mayor parte iba a PAZ, que usaba el dinero para los gastos de la casa. Los hechos que investigó la justicia son desde mediados de 2015 y hasta agosto de 2016, cuando la casa de la mujer fue allanada. Con ella también fue denunciado su hermano, acusado de controlar a los chicos en la plazoleta.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar