lunes 24 de junio de 2024
El acusado debe responder por abuso

Lo juzgan en la misma Cámara donde su madre fue condenada

La mujer purgó una pena de varios años tras ser hallada culpable por el Tribunal en el delito de “homicidio”.

Algunas familias están signadas por la fortuna y otras por la tragedia o el drama. El destino lleva a que se repitan, en mayor o menor medida, algunas historias. Los expedientes judiciales dicen más que nombres, hechos y pericias. A veces, basta con leer un poco más para advertir cómo el destino se cruza. Podría decirse que entrecruzándose los expedientes se encuentra una versión catamarqueña de “La familia de Pascual Duarte”.

En la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación se lleva a cabo un debate. El acusado debe responder por un delito contra la integridad sexual. Si bien los años pasaron, la sede del Tribunal cambió y está integrada por otros familiares, años atrás, la madre de este acusado fue condenada a varios años de prisión. Por unanimidad, fue hallada culpable por el delito de “homicidio”. La mujer ya tiene cumplida su pena y no le debe nada a la sociedad.

En debate, la mujer contó una desgarradora historia de pobreza. Solo pudo cursar hasta segundo grado y se ganaba la vida lavando ropa ajena y desmontando. Además, aseguró que nunca tuvo la intención de matar. La tragedia se desató cuando la mujer se molestó con su hermana menor, quien descuidaba a su bebé de un año y medio. La joven estaba en pareja con un muchacho, relató. "Tomaban mucho y descuidaban a su bebé", contó. Días previos al homicidio, la criaturita apareció en la plaza, sin cuidados y con una mamadera con vino. Recordó que no se registró al bebé pero su hermana le decía “Pachamama porque le daba vino”.

En los fundamentos de la condena, el Tribunal tuvo en cuenta las circunstancias que rodearon el hecho. Los magistrados advirtieron el deseo de la acusada de proteger a un bebé. No obstante, no ameritó "un motivo ético ni un motivo semejante con capacidad suficiente para generar una reacción como la ocurrida. Pues, interesarse en el cuidado del bebé de la occisa dado que ésta lo descuidaba no puede justificar tamaña reacción", advirtieron.

Como atenuante, se tuvo en cuenta "su escasa educación y cultura, que sin lugar a dudas influyen de un modo negativo a la hora de valorar su acción. Es justo tener presente que su vida estuvo signada por la falta de afecto y calor familiar, situación que bien pudieron afectar el desarrollo normal de su personalidad", precisaron.

La mujer fue condenada de manera unánime. También se valoró que nunca opuso resistencia y confesó lo sucedido mostrando un profundo arrepentimiento por haber sido la artífice de sesgar la vida de una de sus hermanas menores.

Literatura

“La familia de Pascual Duarte” es una de las obras de la literatura española más destacadas del Siglo XX. La obra cuenta la historia de Pascual Duarte, campesino hijo de un alcohólico, quien cuenta su historia en primera persona mientras espera su propia ejecución en la celda de los condenados a muerte. Su vida estuvo marcada por la fatalidad. A través de su relato advierte un modelo a evitar. Fue criado en un ambiente marginal y paupérrimo, solo conoce la violencia como la única respuesta ante cualquier frustración y desavenencia. Prácticamente no tiene facilidad de palabra para expresarse. Sin embargo, en su relato utiliza comparaciones con la naturaleza y expresiones populares.

Expediente

Según la investigación, el ataque sexual –cuyo debate de desarrolla actualmente- habría ocurrido a finales de marzo de 2023 en una localidad de Santa Rosa. La víctima tenía 12 años. Desde entonces, el acusado se encuentra privado de la libertad en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán.

Sobre el hecho se indicó que la víctima salía de una institución deportiva luego de terminar un entrenamiento. En inmediaciones de ese lugar, en un descampado, el acusado habría sorprendido a la víctima y luego la ultrajó. La investigación estuvo a cargo de Gabriela De Marcos, por entonces fiscal de Instrucción de Tercera Nominación. Se lo imputó por “abuso sexual con acceso carnal”.

En el caso, la víctima no pudo ver el rostro de su agresor pero sí pudo reconocerlo por la voz. Para ello, De Marcos ordenó una pericia fonográfica inédita en la provincia. La fiscal y el Departamento de Informática de la Corte de Justicia grabaron las voces de cuatro hombres, entre los que se encontraba el acusado. La víctima, al escuchar todos los audios que se grabaron, pudo identificar la voz del sospechoso del ultraje.

Por tratarse de un delito contra la integridad sexual se lleva a cabo a puertas cerradas. El Tribunal está integrado por los jueces Luis Guillamondegui, Silvio Martoccia y Miguel Lozano Gilyam. El Ministerio Público Fiscal es representado por el fiscal Augusto Barros, quien está acompañado por la asesora de Menores Carolina Acuña Barrionuevo. La defensa es representada por el abogado del foro local Humberto Galíndez.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar