jueves 16 de mayo de 2024
Cara y Cruz

Litio: la ventana se entorna

El desplome del precio internacional del litio puso en pausa por problemas de financiamiento al menos 40 de los proyectos iniciados en el norte del país, entre ellos los de Catamarca.

“Las cuatro empresas que ya estaban funcionando siguen. Lo mismo que Livent, que tiene garantizada la demanda de China, o Galan. Pero las que estaban en etapas más iniciales están con problemas”, apuntó una fuente del sector al diario La Nación.

La tonelada del mineral pasó de 70 mil dólares después de la pandemia a 13.500 ahora: un 80,7% menos. El ajuste de las firmas en términos de personal arrancó con algunos despidos y adelantos de vacaciones.

Este significativo desplome se traslada obviamente a los ingresos que recibe el Estado, que se calculan sobre el precio del mineral, en un momento muy complejo para las provincias litíferas como Catamarca, por la retracción de los giros nacionales, sea por la caída de la recaudación de los impuestos coparticipables, la suspensión de las transferencias no discrecionales o la interrupción de la inversión en obras públicas, con un enorme signo de interrogación respecto del futuro de los proyectos que aún no entraron en producción.

El caso catamarqueño suma además la incertidumbre que introdujo el fallo de la Corte de Justicia que ordenó al Gobierno suspender los permisos mineros en el Salar del Hombre Muerto, Antofagasta de la Sierra, hasta que no se presente un informe de impacto ambiental acumulativo de todos los emprendimientos que trabajan en esa zona.

"Quienes conocen la política de la provincia aseveran que el fallo responde a una decisión de (el gobernador, Raúl) Jalil de no incrementar el financiamiento de la Justicia. Problemas de “casta”, diría Milei. Pero la política juega en todos los niveles", señaló la analista Florencia Donovan en una columna publicada en La Nación.

El ruido político e institucional que produce la sentencia torna aún más grave el panorama para Catamarca.

El Gobierno ya pidió la reversión parcial de la sentencia para que se le permita entregar permisos mientras se completa el informe requerido, en una presentación que incluyó todos los estudios ya realizados y diplomáticos reproches al tribunal por no haberle dado participación en el proceso antes de emitir sentencia tan grave.

Estas peripecias locales, sin embargo, no tienen relación con el derrumbe del precio internacional del litio, que es el factor determinante en las decisiones empresarias de rediseñar su programa de inversiones.

La promisoria ventana del litio parece entornarse y recobra espacio en las expectativas la minería de oro y cobre, en la que Catamarca fue pionera a mediados de la década del ’90 con la explotación del yacimiento Bajo La Alumbrera.

En tal contexto, uno de los puntos de la Ley de Bases que se debate en el Congreso atrae la atención de las grandes compañías: el Régimen de Incentivos para las Grandes Inversiones (RIGI).

“En la industria minera, tal vez una de las de mayor potencial por estos días, el tema es clave. Hay cuatro proyectos de cobre que esperan señales políticas (y cambiarias) para arrancar: José María, Los Azules, Taca Taca y Pachón. ‘Todos estamos viendo qué pasa con José María, del grupo Lundin, que ya tiene el estudio de factibilidad. Si arranca, después vienen los otros tres. Pero el inversor necesita ver el liberalismo, una hoja de ruta, que se la cuenten’, explicó un exsecretario de Minería”, informó Donovan.

“Cualquier proyecto de cobre hoy supera, con creces, todo el negocio del litio”, señala el artículo.

Las variaciones en la escena global y la declinación de la estrella del litio reponen en la escena al proyecto catamarqueño Agua Rica, ubicado en Andalgalá, cuyos derechos pertenecen a MARA.

En ese marco, es de importancia capital para la Provincia que la Justicia y el Gobierno reconstruyan una relación institucional razonable, despojada de sospechas.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar