jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La metástasis

La violencia signada por otros factores

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de enero de 2022 - 01:15

Operadores del sistema, tanto del ámbito del Ejecutivo Provincial como de la órbita del Poder Judicial advirtieron que la violencia intrafamiliar está atravesada por otras problemáticas. Ente éstas, el consumo problemático de sustancias –tanto de alcohol como de psicofármacos- es la que más mella hace. En estos casos, la solución no viene de la mano del Código Penal, sino que requiere de un abordaje interdisciplinario para evitar males mayores.

“Si bien una familia puede denunciar al padre alcohólico por violento, la Justicia Penal no lo va a solucionar porque la base de esa situación es una enfermedad. En ocasiones, se registran denuncias porque un hijo, que tiene un consumo problemático o una adicción a las drogas, golpea a su madre”, explicaron.

En el ámbito del Fuero de Familia, indicaron la presencia del alcohol y de otras drogas en los casos de violencia familiar como uno de los factores de conflicto. A fin de prevenir este tipo de situaciones, advirtieron que se debe poner atención en la prevención de los potenciales causales de violencia.

También se consideró que los indicadores de violencia pura son muy escasos. No obstante, se remarcó que al consumo problemático de alcohol y de otras sustancias suelen sumarse otros factores, tales como la falta de educación y el desempleo. Todos estos factores al fusionarse generan un contexto violento, muchas veces en la misma casa y en los Juzgados de Familia suele tramitarse como “violencia familiar o de género”.

Entre copas y pastillas

Cerca de la medianoche del 29 de noviembre de 2020, Jonathan Marcelo Herrera se encontraba junto con otras personas en un domicilio del barrio Ojo de Agua, en la zona sudoeste de la Capital. En ese momento, se hicieron presentes Juan Antonio Cardoso y su pareja. Herrera y Cardoso eran cuñados. Habían estado compartiendo bebidas y otras sustancias.

En un momento dado, se generó una pelea entre ambos. Cardoso le asestó a Herrera tres puñaladas con un cuchillo de cocina, tipo de mesa, que portaba en sus manos, provocándole varias heridas a Herrera. Malherido y como pudo, salió corriendo pero se desplomó, sin vida.

En debate, una testigo había contado que vio cuando “el chico cayó desplomado… pensé que se había desplomado porque estaba ebrio, no herido”. Luego, declaró otro testigo. Relató que esa noche habían estado tomando “alcohol y pastillas”.

Los jueces de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación hallaron culpable a Cardoso en el delito de “homicidio simple”. En consecuencia, lo condenaron a la pena de 10 años de prisión.

El acusado pidió perdón pero no fue suficiente para morigerar la pena. “Ejerció sobre la víctima violencia con un arma impropia –elemento punzo cortante-, con clara intención de causar la muerte de Jonathan Marcelo Herrera, por lo que le asestó en la humanidad de éste varias puñaladas”, explicaron.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Internado con custodia. El hombre quedó alojado en Salud Mental del hospital San Juan Bautista por el hecho de violencia.

Te Puede Interesar