miércoles 25 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Opinión

La variante Ómicron no salva: cinco razones para evitarla

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de enero de 2022 - 02:05

Rodolfo Schweizer

ESPECIAL PARA EL ANCASTI DESDE

Estados unidos.

Según se cuenta en medios periodísticos internacionales como CNN, una de las tendencias actuales en las conversaciones familiares o entre amigos es preguntarse por qué no tratar de contagiarse voluntariamente con la variante Ómicron, con el fin de ganar una rápida inmunidad a bajo costo frente al Covid. La conversación es sincera y se basa en la creencia de que la nueva variante, al ser más leve que la Delta, puede dar inmunidad frente al Covid en general. Esta discusión abarca a todo tipo de personas, educadas, vacunadas o no, lo cual tiene un eco importante en varias plataformas sociales.

La nueva idea, según la opinión de médicos importantes, corre como reguero de pólvora. Es lo que opinan tanto el Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación de Vacunas del Hospital de Niños de Filadelfia y el Dr. Robert Murphy, director ejecutivo del Instituto Havey de Salud Global del Instituto Havey, de la Escuela de Medicina de Northwestern University, según ese importante medio.

Sin embargo, sus opiniones ante semejantes conjeturas no se hicieron esperar cuando dijeron que “uno debería estar loco al tratar de infectarse voluntariamente con Ómicron (para ganar inmunidad). Es como jugar con dinamita”, concluyeron. Punto.

Lo explican:

1. La variante Ómicron, dicen, “no es un mal resfrío”. Aun en casos leves, puede causar fiebre, dolores corporales, inflamación de los nodos linfáticos, dolor de garganta y fuerte congestión, dejando a la gente infectada débil por varios días.

En realidad, dicen, Ómicron es una amenaza a la propia vida de una persona. Un reciente estudio del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. informa que el riesgo de agarrarse COVID-19 y morir sigue siendo superior, especialmente en gente mayor de 65 años, si la persona sufre de un sistema inmunológico débil o tiene diabetes o enfermedad crónica de riñones, corazón, pulmones, hígado o problemas neurológicos. Por lo tanto, agarrarse Covid a propósito, a cualquier edad, para ganar inmunidad, es una insensatez que puede costar la vida.

También aclaran que, si bien la nueva variante es menos severa que la variante Delta del COVID-19, esto no implica que la chance de morirse por Ómicron sea cero. Esta variante también puede matar a una persona.

2. Como se sabe, la pérdida del sentido del olfato y el gusto es una de las consecuencias más comunes en los casos leves de COVID-19. El 80% de la gente contagiada los recupera en 6 meses o más. Otros, quizás nunca lo recuperen. Todavía no se sabe a ciencia cierta, pero esto está pasando.

Sin embargo, esto no es lo más grave. Lo que más preocupa en este momento es lo que ahora se identifica como el “Covid largo”, o sea aquel Covid que se manifiesta por síntomas persistentes a lo largo del tiempo y va mucho más allá de la superación de la enfermedad, como son la falta de aire, fatiga severa, fiebre inexplicable, agotamiento, nebulosa mental, diarrea, palpitaciones del corazón, dolor abdominal, cambio de humor, dificultades para dormir.

Dado que la comprensión de estos síntomas de largo alcance aún no pueden ser explicados por la ciencia, estos profesionales de la medicina dicen que tratar de ganar inmunidad contagiándose a propósito con Ómicron, un virus natural, no tiene sentido. Aclaran que “un virus natural es siempre identificado como un virus salvaje, porque es un virus fuera de control”. El Dr. Offit es terminante cuando dice: “Nunca corras el riesgo de una infección causada por un virus natural”. Recordemos que, hasta donde se sabe, el Covid es un virus natural. Hasta hoy no se demostró lo contrario científicamente.

3. Si una persona se agarra Ómicron a propósito o no sigue las recomendaciones de cuidado y prevención no usando máscaras o exponiéndose a reuniones o eventos masivos de gente sin protección, corre el riesgo de contagiar a los niños. En estos, si bien parece ser que la nueva variante es menos severa, la realidad es que los hospitales, al menos en EE.UU., están sobrepasados por una cantidad de niños internados por condiciones que no son leves precisamente.

4. Si alguien se contagia a propósito con Ómicron para ganar inmunidad, debe tener presente que está estresando el sistema de salud al no haber suficiente espacio ni camas para atender todas las emergencias que se presentan, como gente con necesidad de operaciones de urgencia, con ataques cardíacos, accidentados, etc. A esto hay que agregar la falta de personal médico y enfermeros, afectados por el Covid, ya sea enfermos o en cuarentena o que ya murieron por el contagio.

Se debe entender, según se dice, que un hospital no está diseñado para atender una pandemia como la presente, sino urgencias comunes. Permítasenos agregar que, en este momento, creer que un hospital sobrepasado en su capacidad es una garantía de vida frente al Covid, es una apuesta riesgosa que la realidad está desmintiendo día a día. Lo sufrimos incluso personalmente.

5. La última recomendación: no juegues con la madre naturaleza. No es una buena idea el agarrarse una enfermedad a propósito. Como dice el Dr. Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de Brown University en EE.UU., “la naturaleza ha estado tratando de matarnos desde el momento en que salimos de los océanos a cuatro patas hacia la tierra”.

Más claro, imposible.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar