martes 4 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Justicia

La renuncia de Walther aceleraría designaciones en Apelaciones

Junto con el fiscal de Instrucción Jonathan Felsztyna, es uno de los postulantes para ocupar un cargo vacante.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de septiembre de 2022 - 23:47

En mayo del año pasado, la Comisión Evaluadora para la Selección de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial dio por finalizado el Concurso 1/2020 para la cobertura de dos cargos en la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos. Estas vacantes surgieron tras la renuncia de los jueces Juan Pablo Morales y Raúl Da Prá. El orden de mérito quedó conformado por la entonces defensora Penal Oficial Mariana Vera, seguida por los fiscales Ezequiel Walther y Jonathan Felsztyna.

El Reglamento Interno de la Comisión Evaluadora establece que por cada cargo vacante, debe haber un mínimo de dos postulantes y un máximo de cinco. En septiembre del año pasado, el presidente de la Nación Alberto Fernández, decretó el nombramiento de la Defensora Pública de Víctimas con asiento en Catamarca, Mariana Vera. Tras el acuerdo prestado por el Honorable Senado de la Nación, se firmó el instrumento. Vera había ganado el concurso en cuestión y desde septiembre del año pasado, se encuentra en funciones en el Fuero Federal. Debido a este nuevo cargo, la defensora de Víctimas presentó su renuncia al cargo en el Tribunal de Alzada catamarqueño.

De esta manera, Walther y Felsztyna quedaron en carrera para que sean designados en un cargo vacante. Al declararse desierto el otro cargo, el gobernador Raúl Jalil quedó facultado para elegir al candidato que considerara apto para desempeñarse en esta función. En septiembre del año pasado, el gobernador designó a la jueza Elena Berrondo Isí para que cubriera uno de los cargos vacantes en esta Cámara. Ahora, con la renuncia de Walther como fiscal, surge la interrogante de qué sucederá con esta vacante descubierta desde hace más de dos años.

La renuncia de Walther como fiscal de Instrucción abre algunas interrogantes. De momento, es postulante –como Felsztyna- para ocupar un cargo en el Tribunal de Alzada. El gobernador debe decidir cuál de los dos pliegos enviaría a la Cámara de Senadores para cubrir esta vacante. No obstante, en caso de renunciar, el gobernador quedaría facultado para designar al nuevo juez para la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos.

Vacancias y concursos

En 2012, se llamó a concurso – tras la designación del juez Juan Carlos Reynaga en el Tribunal Oral Federal de Catamarca en 2011- pero fue declarado desierto. Luego, en 2015 hubo una nueva oportunidad. En aquella ocasión, la defensora Mariana Vera quedó ternada, junto con Carlos Moreno, Fabricio Gershani Quesada, Rodrigo Morabito –jueces penales-, Juan Pablo Morales, Sandra López Gardel –actual asesora de Menores- y Silvina Nadal –secretaria de esta Cámara-. No obstante, se envió el pliego de Morales al Senado, donde obtuvo acuerdo.

En 2020, se realizó el concurso para la cobertura de los dos cargos, tras la renuncia de Morales y Da Prá. La Comisión Evaluadora dio por finalizado el concurso en mayo del año pasado, con un orden de mérito con tres integrantes: Vera, Walther y Felsztyna. Tras la renuncia de Vera para ocupar un cargo, ganado por concurso, en el Fuero Federal, se declaró desierto un cargo y el gobernador Jalil quedó facultado para designar a un magistrado. La elegida fue la jueza Elena Berrondo Isí, quien se convirtió en la primera mujer en ocupar un lugar en el Tribunal de Alzada. n

Detalles

Una Cámara con historia

  • La Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos entró en funciones el 1 de junio de 1999. El Tribunal originario estuvo integrado por los camaristas Edgardo Álvarez, Juan Carlos Reynaga y Raúl Da Prá.
  • En 2012, tras la designación de Reynaga como juez en el Tribunal Oral Federal, se llamó a concurso pero fue declarado desierto.
  • En 2015 hubo un segundo llamado. Morales resultó ganador.
  • En agosto de 2020, Morales y Da Prá renuncian a sus cargos como magistrados del Tribunal de Alzada.
  • En octubre de 2020, abrió el concurso para cubrir las dos vacantes. En mayo siguiente, finalizó este proceso. El orden de mérito quedó integrado por Vera, Walther y Felsztyna.
  • Tras la renuncia de Vera, el gobernador Jalil quedó facultado para designar a un magistrado. La elegida fue la jueza Berrondo Isí, quien se convirtió en la primera mujer en ocupar un lugar en el Tribunal de Alzada de la provincia.

Seis caídos en el Poder Judicial, en situaciones que causaron polémica

La reciente renuncia del exfiscal de Instrucción de Cuarta Nominación, Ezequiel Walther se suma a una lista de magistrados y funcionarios judiciales que en los últimos años se vieron envueltos en escándalos que cuestionaban el decoro y prestigio del Poder Judicial de Catamarca. En cinco años, cinco funcionarios y magistrados debieron apartarse, sea a través de un Jury de Enjuiciamiento o por presentar la renuncia. Walther es el sexto. Solamente dos de ellos enfrentaron la instancia del juicio político.

11-2.jpeg

"Depurados". El Poder Judicial cuenta su propio régimen disciplinario.

Roberto Mazzucco fue destituido como fiscal de Instrucción de Novena Nominación, en junio de 2017. Había llegado acusado por cuatro hechos de "peculado" y dos de "mal desempeño de la función pública". El Tribunal de Enjuiciamiento del Jury estuvo integrado por Vilma Molina (por la Corte de Justicia), María Antonia Rojo y Juan Carlos Cerezo (Colegio de Abogados), Rolando Crook y Verónica Rodríguez (Diputados) y Oscar Vera (Senado). La decisión fue en disidencia. El único que votó por la absolución del fiscal fue el senador Vera.

Marcelo González renunció como fiscal de Santa María en mayo de 2018, un día antes de la primera audiencia del jury. Había sido denunciado por irregularidades cometidas en una causa por un accidente de tránsito del que era responsable.

Los jueces de la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos Raúl Da Prá y Juan Pablo Morales renunciaron al Tribunal de Alzada en agosto de 2020, horas después de que se dispusiera un Jury contra ambos. En junio de este año, una denuncia anónima había llegado a la Corte de Justicia acompañada de un video en el que aparecían recibiendo, supuestamente, un soborno a cambio de mejorar la situación procesal de un encartado.

Jorge Alberto Flores, fiscal de la Tercera Circunscripción Judicial, con asiento en Belén, fue el segundo funcionario judicial en enfrentar un jury. En mayo de 2021 fue exonerado por facilitar el tránsito de camiones de la empresa de su esposa, proveedora de empresas mineras, mientras regían las restricciones por la pandemia. El fiscal del Jury, Alejandro Dalla Lasta, había pedido la destitución del fiscal, por mal desempeño de sus funciones, por atribuir una conducta de gravedad institucional severa y por irregularidades en los controles de ingreso durante las restricciones por la pandemia del coronavirus. Durante el proceso, se expresó que Flores incurrió en el “ninguneo” a las autoridades de Salud. El veredicto fue unánime.

En tanto que el exfiscal Ezequiel Walther presentó el martes su renuncia, tras el pedido de desafuero del juez de Control de Garantías Rodolfo Maidana por el presunto hurto de dos cajas de herramientas. El hecho ocurrió el 28 de junio. Por entonces, Walther se desempeñaba, en comisión, como fiscal de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. Ante esta situación, la Corte de Justicia resolvió que retornara a su cargo de fiscal de Instrucción –cargo con el que tiene acuerdo del Senado-. El fiscal del Jury, Alejandro Dalla Lasta Baroni había considerado que hubo una conducta “indebida” e “inapropiada” por parte del funcionario del Ministerio Público Fiscal. El ministro de Gobierno Juan Cruz Miranda firmó la aceptación de la renuncia. Si bien el Jury quedó sin materia, continúa la causa penal por el presunto hurto.

Autodepuraciones

El Poder Judicial de Catamarca cuenta con un régimen disciplinario propio, en el que se establecen reglas éticas sobre la función del ejercicio del cargo y las atribuciones y deberes en la función pública, entre otras cuestiones.

Los ‘castigos’ van de menor a mayor: el apercibimiento, la multa –hasta el 20 % del sueldo-, la suspensión del goce de haberes hasta 60 días, la cesantía y la exoneración. Además, se explicó que los funcionarios con acuerdo, como fiscales, defensores, asesores y jueces, sí pueden ser multados o apercibidos pero solamente el Jury de Enjuiciamiento puede exonerarlos. n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar