sábado 26 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
LO ASEGURÓ HORACIO ROSATTI, PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

"La reforma judicial va a ser la que cuente con el consenso del Poder Judicial"

Su visita se concretó en el marco del XXII Encuentro de Jueces de Tribunales Orales que culminó ayer.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tras la pandemia de COVID-19 pudo llevarse a cabo el XXII Encuentro de Jueces Federales y Catamarca fue la sede. En la oportunidad, se contó con la presencia del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) y del Consejo de la Magistratura de la Nación, Horacio Rosatti, y el vicepresidente del Máximo Tribunal, Carlos Rosenkrantz. La actividad comenzó el jueves; estuvieron presentes autoridades provinciales, los jueces del Fuero Federal catamarqueño Enrique Lilljedahl, Juan Carlos Reynaga, Federico Bothamley y Guillermo Díaz Martínez, el fiscal federal Rafael Vehils Ruiz, la fiscal federal auxiliar María Correa, magistrados y funcionarios federales de otras provincias, el vicegobernador Rubén Dusso, legisladores provinciales y la ministra de la Corte de Justicia de Catamarca Verónica Saldaño.

Ayer, Rosatti estuvo a cargo de la clausura del evento. En este contexto, advirtió sobre la importancia de un lenguaje claro y sencillo para garantizar el acceso a la justicia. “El vocabulario castellano es muy rico pero pareciera que no alcanza. Las palabras de autor complican un poco también... Estamos trabajando en eso; no queremos imponer nada a nadie. Estamos trabajando en algunos protocolos. Lo estamos haciendo en el Consejo de la Magistratura. Es una preocupación que tiene la Corte. Toda contribución va a ser bienvenida, como pasó con la incorporación de la perspectiva de género en las decisiones”, indicó.

Según Rosatti, no hay intención para que haya “sobreactuación” pero tampoco hay indiferencia ante estos temas sensibles. “No venimos a plantear la revolución en tres días. Queremos el cambio en algunas actitudes”, comentó.

Para el presidente de la CSJN, la verdadera reforma en el Poder Judicial -más allá de los intentos, de los proyectos de ley y de las condiciones- es la que se promueva desde el propio Poder Judicial. “Nosotros sabemos de lo que carecemos, lo que nos falta, nuestras debilidades. Entonces lo que requerimos con los proyectos –incluso proyectos cuyas competencias corresponden a otros poderes del Estado- legítimamente es que se nos consulte. De lo contrario, en la medida de nuestras posibilidades y de nuestras competencias, vamos a llevar adelante las reformas que sean necesarias”, señaló.

Al mismo tiempo, consideró que el fracaso de tanta reforma o proyecto de reforma es que no se sanciona o se sanciona, se demora, no se aplica y se suspende –“en esta costumbre tan argentina que es suspender algo para no cumplir-. Lo reformo pero después no lo tengo que cumplir porque lo suspendo y la vuelvo a reformar”.

En el cierre, expresó que “la reforma judicial profunda, que involucre aspectos sustantivos y aspectos que nosotros llamamos de superintendencia y aspectos procesales, va a ser aquella que también cuente con el consenso del Poder Judicial porque el Poder Judicial tiene muchísimo para decir; necesitamos que nos escuchen. Esto es lo que queremos hacer desde la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Esto explica nuestra presencia en estas jornadas”.

Autocrítica

En la primera jornada, Rosenkrantz estuvo a cargo del inicio del encuentro. “El Poder Judicial –no debemos olvidarnos nunca- es un poder del Estado caracterizado por un ‘ethos’ tanto individual como colectivo. Nuestro cometido es esencialmente diferente al de los demás poderes del Estado en tanto somos los responsables últimos de la custodia de los derechos consagrados en la Constitución mediante el ejercicio de la función jurisdiccional. Eso se traduce en una necesidad motivacional que otros poderes no necesitan con la misma intensidad. Para ser jueces es preciso aplicar el Derecho y aplicar el Derecho exige poner a un costado nuestra opinión personal sobre cuál sería, más allá del Derecho, la mejor manera de resolver un caso. Lo verdaderamente difícil de la actividad judicial, a diferencia de otras actividades, es que debemos ser independientes, no solamente de sectores sociales, políticos o económicos, sino también de nosotros mismos”, advirtió.

A la vez, el referente de la CSJN consideró que este tipo de actividades resulta provechoso. Según Rosenkrantz, se trata de una oportunidad para realizar un tipo de ejercicio muy poco habitual pero cada vez más necesario. "El objetivo de mejorar el funcionamiento de una institución pública y que las instituciones de piensen a sí mismas, que los magistrados, en la situación como ésta, se conozcan en una situación de aprendizaje y se pregunten sobre los desafíos que enfrentan es un excelente síntoma”, consideró.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
piden informes al arca y rentas de tucuman y cordoba sobre lo que cobraron de bacchiani

Te Puede Interesar