sábado 7 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La pelea por WIKA

La disputa por la propiedad de Wika llegó a la Justicia: Adhemar denunció a Guillou

El empresario tomó posesión del local el domingo y el financista lo denunció en la Justicia. Ayer Guillou se presentó en Fiscalía con documentación para respaldar su reclamo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de enero de 2022 - 02:00

La apoderada del trader Edgar Adhemar Bacchiani, Sofía Piña, denunció al empresario Cristian Guillou por usurpación, luego de que este último tomara posesión del local bailable 'Wika Club' en reclamo por las deudas que el financista mantiene respecto de la compra del inmueble. Ayer el empresario se presentó en la Fiscalía y llevó documentación para respaldar su postura. En paralelo, el titular de la financiera Adhemar Capital anunció su vínculo con dos abogados de Buenos Aires.

El domingo último, el empresario Guillou se instaló en Wika y apuntó contra el financista Adhemar Bacchiani, a quien acusó de incumplimientos en el pago de las cuotas previstas por la venta del inmueble. Según advirtió Guillou, el contrato que firmaron a la hora de confirmar la operación de compra-venta establecía una cláusula que le permitía rescindir del acuerdo en caso de que hubiera falta de pagos.

Tras este episodio, Adhemar Bacchiani aseguró que tenía todos los comprobantes al día, que "tanto Wika como El Jumeal son 100% míos", y que había sectores que pretendían "expropiarle" los inmuebles "mediante usurpación".

En esa línea, su apoderada Sofía Piña se presentó ante la Fiscalía en feria, a cargo de Hugo Costilla, y denunció a Guillou por usurpación.

Personal de la Unidad Judicial 4 notificó al empresario de la denuncia a los fines de que designe un abogado y Guillou optó por designar un defensor oficial, por lo que es asesorado por la Defensoría en feria.

Fue así que el empresario se presentó espontáneamente ante la Fiscalía, en donde hizo un descargo por escrito y presentó la documentación que respalda su postura, entre los que se destacan los pagarés firmados por el comprador y la carta documento (con acuse de recibo) que envió a Adhemar Bacchiani intimándolo a que cumpla con los pagos acordados, bajo amenaza de romper el contrato amparado por la cláusula nº 9, en la que se aclaró que la operación podría rescindirse si existían incumplimientos.

"Tomé posesión de Wika en forma pacífica, pública y notoria. Entré por la puerta, estoy ahí, estoy solo y voy a seguir ahí hasta que se solucione esto. Lo único que estoy esperando es que alguien de la empresa me llame. Vi en las redes sociales que él dice que le va a pagar a todos. Si me pagan, voy a desistir de todo lo que hice", insistió Guillou tras realizar la presentación.

"Hago esto para tranquilidad mía y de mi familia. Estamos reclamando cifras muy importantes, que tienen que ver con nuestro futuro. Es la única intención que tenemos", remarcó el empresario, y aseguró que la situación "no le gusta" y hasta comentó que en los últimos días ya recibió llamados "en tono de amenaza".

A partir de ahora, el fiscal Costilla deberá determinar si existe o no el delito de usurpación, en base a la denuncia y la documentación presentada por ambas partes. Si se encuadrara el delito, Guillou podría ser imputado y eventualmente citado a declaración indagatoria.

En cualquiera de los casos, la acción de la Justicia no resolverá el conflicto por la propiedad de los inmuebles en disputa: corresponderá una discusión en instancia civil.

Cuando se instaló en Wika Club, Guillou explicó que al momento se firmar la operación tomó la precaución de mantener la propiedad a su nombre, al igual que los servicios y los empleados que todavía trabajan en el lugar como serenos.

"Como esta operación se hizo sujeta a fondos de inversión y criptomonedas, que no es algo habitual, tomamos la decisión de ceder todo al final del contrato", relató el empresario. En ese sentido, remarcó que él no invirtió en la financiera Adhemar Capital, sino que los pagos que el trader pactó con él y su socio se harían en función de los rendimientos que él obtuviera en su negocio.

El reclamo

Guillou anunció en las redes que tomaría posesión de Wika Club tras los incumplimientos.

"Hicimos un plan de pago en cuotas que en un momento fue adecuado al precio del bitcoin, pero después se cambió al dólar. Ellos pagan los intereses y después, al final del contrato, que en el caso nuestro sería el día 25 de febrero, pagaban el resto. En los primeros meses no hubo problemas, pero en noviembre y diciembre tuvimos todo tipo de dificultades, y ahora en enero ya no nos atiende nadie. Nos están hablando de una reestructuración de los porcentajes", le contó a El Ancasti el domingo.

El empresario expresó su preocupación porque, además de la reestructuración, no tenía una fecha de cobro concreta. "Ésta es una propiedad que tenía el precio fijado desde el primer día y nos están planteando bajar el pago más importante a la mitad, y que va a ser abonado el día que él pueda vender los bitcoins a un precio conveniente para él, o sea que tampoco tenemos una fecha cierta", graficó.

"Lo nuestro es una operación inmobiliaria que nosotros consideramos que no tendría que estar sujeta a una inversión del tipo especulativo como hacen ellos. Nos proponen que todos los documentos (NdR: los pagarés) que tenemos, los vencidos y los por vencer, sean cambiados por porcentajes que ellos consideran que corresponderían, lo que es una cifra muy inferior a la pactada originalmente", reclamó.

Luego, cuando Edgar Adhemar Bacchiani señaló que no tenía ninguna deuda, el empresario sostuvo que tenía en su poder "más de 20 pagarés, la mayoría vencidos". Éstos fueron presentados a la Justicia.

Abogados de Buenos Aires para Adhemar

El abogado Miguel Ángel Pierri comunicó en sus redes sociales que a partir de ayer inició las conversaciones con el trader Edgar Adhemar Bacchiani "a efectos de coordinar las acciones en defensa de su buen nombre y honor y prestigiosa trayectoria empresaria". También participará de las acciones el abogado Leonardo Martínez Herrero.

"Vamos a promover las acciones legales correspondientes contra quienes lo difaman", advirtió el abogado.

Pierri es actualmente el presidente de la asociación "Abogados sin fronteras" y entre otros representa legalmente a Mariano Perroni, excoordinador de enfermeros de Diego Maradona, imputado en la investigación de su muerte.

Pierri es asesor del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires que conduce Sergio Berni, mientras que Martínez Herrero es director provincial de Relaciones con la Comunidad del Ministerio.

La operación

Los propietarios de Wika Club vendieron el local a Edgar Adhemar Bacchiani. El pago se acordó en cuotas, con un último pago que debía realizarse el 25 de febrero próximo.

El empresario Cristian Guillou advirtió que en noviembre y diciembre comenzaron a tener inconvenientes para cobrar y asegura que aún hoy tiene "más de 20 pagarés vencidos".

Según Guillou, agentes de Adhemar Bacchiani le propusieron reestructurar la deuda y le explicaron que los pagos se harán "cuando se vendan las criptomonedas". "No hay una fecha de pago concreta", reclamó el empresario.

Guillou tomó posesión del predio en uso de una cláusula del contrato firmado.

Adhemar negó la deuda y lo denunció por usurpación. Sostuvo en redes que hay sectores que quieren "expropiarle" el boliche y otro inmueble en cercanías de El Jumeal.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
la justicia provincial declino la competencia

Te Puede Interesar