viernes 14 de junio de 2024
Dos acusados fueron condenados a 10 años de prisión

La Corte ordenó que un Tribunal vuelva a fundamentar una condena

La Sala Penal de la Corte de Justicia de Catamarca recientemente hizo lugar, parcialmente, al recurso de casación presentado por la defensa de dos hombres hallados culpables de una agresión sexual y condenados a la pena de 10 años de prisión. A la vez, se resolvió “revocar la sentencia dictada por la Cámara en lo Criminal de Primera Nominación”. A tal fin, se envió el expediente al Tribunal de origen para “que dicte sentencia debidamente fundada”.

Pese a la condena, los acusados mantienen la libertad, hasta que el fallo quede firme. El grave hecho de violencia sexual habría sucedido a principios de julio de 2018. Los abogados del foro local Luciano Rojas y Pedro Justiniano Vélez presentaron el recurso de casación ante la Sala Penal de la Corte de Justicia. Ante los ministros Hernán Martel, Fernanda Rosales Andreotti y Verónica Saldaño, en la audiencia de expresión de agravios, consideraron que “el fallo cuestionado es arbitrario; carece de fundamentación y contiene una artera manipulación de las pruebas a los fines de arribar a una certeza condenatoria.

El tribunal analizó de manera segmentada, fragmentaria y contradictoria la prueba de cargo. No realizó referencia alguna a la prueba de la defensa que intentó demostrar que existía duda razonable”, entre otras cuestiones.

La Sala Penal remarcó que la obligación constitucional y legal de fundar una sentencia consiste en el deber de consignar por escrito las razones que justifican el juicio lógico que ella contiene. “La motivación de la sentencia entre otras cosas- debe resultar completa, no omisiva. Es que, el límite del juez en la selección y valoración de las pruebas está dado por la prohibición de dejar de lado prueba relevante para resolver la cuestión de hecho controvertida”, explicó.

Además, se advirtió que el fallo en cuestión consta de 123 páginas. De éstas, en 97 páginas se copió lo declarado por los testigos. “En razón de que los argumentos allí expuestos -en solo 11 páginas- no sólo, no logran demostrar fundadamente las conclusiones alcanzadas, sino que, luego del escueto y parcializado examen que el tribunal hace de la prueba, no efectúa ninguna conclusión al interrogante planeado que se corresponde con la cuestión en estudio”, precisó.

Según la Sala Penal, la sola mención genérica de la existencia de elementos probatorios no puede ser sustento válido de una conclusión. “Nada dice sobre la prueba a la que se refiere, la que ha sido simplemente transcripta, agregándole solo conectores a los distintos párrafos que, acotadamente resume, pero sin ningún aditamento valorativo, lo que, a mi juicio, termina por invalidar el razonamiento judicial. Además, el tribunal no determinó cuál era el hecho atribuido a los acusados que consideró acreditado con base a la prueba analizada”, puntualizó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar