miércoles 18 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Infraestructura básica para El Rodeo

Existen condiciones básicas a las que la gente se acostumbró para desarrollar su vida...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de enero de 2022 - 02:10

Existen condiciones básicas a las que la gente se acostumbró para desarrollar su vida acorde a los tiempos que corren. Ya no tiene importancia si se encuentra en su casa o de vacaciones; internet ha dejado de ser una herramienta de trabajo para convertirse en una necesidad prioritaria de la cotidianeidad. Y mucho más a partir de la pandemia, que obligó a hacer en forma virtual muchas cosas que antes solo eran concebibles en carácter presencial.

Esa es una de las muchas carencias que aún tiene la principal villa turística de Catamarca: El Rodeo. El servicio allí es de mala calidad. La gente que quiere comunicarse con sus familiares, trabajar a distancia en una computadora o simplemente entretenerse con el celular, no puede hacerlo. Quizás el servicio sea suficiente para los habitantes de la villa fuera de temporada, pero estos días la demanda aumenta por los veraneantes y la conectividad tambalea.

Tal déficit resulta extraño o inaceptable en otros lugares del país donde el turismo es verdaderamente una prioridad. En Córdoba, por ejemplo, hay lugares alejados de los centros urbanos que tienen internet sobre todo para satisfacer las necesidades de los turistas. Los anfitriones son conscientes de que no se trata de un “lujo” sino de un servicio más del alojamiento. Pero la preocupación no es solo de los dueños de los establecimientos, sino también de las autoridades municipales de cada lugar, porque el beneficio final es para ambos.

Cuando salieron a la luz los reclamos de los veraneantes de El Rodeo por la mala calidad de la señal, algunos cuestionaron tal preocupación con el argumento de que en un lugar de descanso no está mal apagar el teléfono y dedicarse a la lectura o simplemente olvidarse de todo. No es mala idea desenchufarse de todo, pero no se trata solo de eso.

Por caso, si la villa contara con mejor servicio los comerciantes podrían trabajar más y mejor, a través de los servicios de pagos online, que son seguros, cómodos y aparte se evita el trastorno de buscar dinero en los cajeros automáticos, que también es un servicio deficiente en ese lugar.

No obstante, El Rodeo tiene más problemas, que a esta altura ya pueden ser considerados crónicos. Los caminos internos carecen de mantenimiento; la mayoría son de tierra y en épocas de lluvia se convierten en un verdadero peligro, solo aptos para aventuras en doble tracción. La distribución del agua es bastante deficiente, lo que denota la necesidad de obras específicas para sectorizar. Tampoco funciona en forma regular la recolección de residuos de poda, entre otras cosas.

Y a eso se suma el hecho, apuntado estos días en este diario, de que los accesos a los ríos de la villa están llenos de maleza y de árboles caídos, lo que impide que la gente pueda disfrutar de esa alternativa, que en otros lugares es toda una atracción.

Es evidente que el municipio rodeíno no solo no se ha puesto a la altura del crecimiento impresionante que tuvo la villa en casas de veraneo sino que tampoco le presta atención al resto de los servicios indispensables para atender al turista.

Quizás poco puedan hacer a esta altura si además, como trascendió, las principales autoridades de la comuna se tomaron vacaciones fuera del lugar.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA

Te Puede Interesar