sábado 24 de febrero de 2024
En la localidad de Balde de la Punta

Importante hallazgo arqueológico en Capayán

Se trata de termoestructuras conocidas popularmente como "hornitos de barro" o "botijas".

Investigadores de la Escuela de Arqueología de la UNCA realizaron un importante hallazgo en el sur del departamento Capayán, que consiste en termoestructuras conocidas popularmente como “botijas” u “hornitos de barro”, distribuidos en los bordes de antiguas hoyadas de deflación en la localidad de Balde de la Punta.

El equipo GEA-UNCA lleva adelante diferentes proyectos de investigación y extensión vinculados con la arqueología e historia en el Valle Central de Catamarca y en esta oportunidad realizaban tareas de prospecciones en el sur del departamento, cuando los pobladores locales les informaron de la presencia de este tipo de estructuras y con su colaboración, se registró el hallazgo de los “hornitos”.

El licenciado Ezequiel Fonseca, integrante del GEA-UNCA, explicó que este tipo de “hornitos” han sido estudiados desde principios de siglo XX, pero “en Catamarca no teníamos registros de ellos, dado que en la bibliografía académica se atribuye a poblaciones de cazadores-recolectores y se las relaciona a la Tradición Cultural de la Llanura Central, vinculadas a una estrategia de desplazamiento estacional en ambientes áridos, como los Perisalinos y Salinas”.

En todos los casos, las descripciones académicas definen a los “hornillos” bajo sus rasgos subterráneos, conformados a partir de la alteración térmica de sus paredes laterales y base. En nuestro caso, la particularidad de Capayán en sus tierras bajas, hacia al sureste, las investigaciones arqueológicos fueron nulas por encontrarse una geomorfología Perisalina y como en esta área el agua ha sido siempre un recurso crítico, incluso hasta nuestros días, fue visto por la arqueología tradicional como un área marginal y de poco desarrollo cultural. “Estos hallazgos nos permiten reformular esta visión, pensando en estrategias de circulación estacional que expresen parte de la cosmovisión económica y simbólica de las poblaciones del pasado”, indicó el especialista.

Otro de los integrantes del equipo, el licenciado Claudio Caraffini, agregó que la mayor parte de los sitios arqueológicos registrados con estas características están en los bordes de las antiguas hoyadas, que con el clima actual, se transforman en lagunas temporarias. Los sitios se caracterizan por la presencia de termoestructuras conocidas como “hornitos de barro cocido” y generalmente se manifiestan bajo la forma de anillos cortados por la erosión, con paredes de textura y color del ladrillo a causa de la temperatura.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Advertencia. Torres dijo que no saldrá un solo barril de petroleo de Chubut. 

Te Puede Interesar