jueves 16 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sucedió el año pasado

Envían a juicio a la policía que arrestó violentamente a dos comerciantes

El fiscal de instrucción Nº 9, Jonathan Felsztyna, instruyó la causa. La defensa presentó una oposición.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
6 de abril de 2022 - 23:37

La agente de policía Fernanda Gabriela Santillán, quien arrestó en forma violenta a dos comerciantes el año pasado en pleno centro de la ciudad, fue enviada a juicio por el fiscal de instrucción Nº 9, Jonathan Felsztyna. La policía fue imputada por los delitos de "privación abusiva de la libertad en concurso ideal con lesiones leves calificadas, por haber sido cometido por miembro policial en abuso de sus funciones". En el marco de la instrucción de la causa se tomó testimonio al jefe de Policía, Ángel Agüero, quien ratificó sus dichos a la prensa en aquel momento. “No comparto en primera instancia el procedimiento; la situación no ameritaba para privar de la libertad", había señalado la máxima autoridad de la Policía.

El hecho ocurrió durante la mañana del 14 de agosto en Sarmiento entre Esquiú y República, en la vereda del local de ropa Chiquilines, en Sarmiento al 600. Quedó grabado por celulares de transeúntes que en todo momento intentaron dialogar con la policía, que no desistía de su accionar violento. Esas imágenes y videos se viralizaron por las redes y los medios de comunicación causando gran estupor y enojo en la sociedad.

La agente redujo y arrestó primero a la dueña del local, Alejandra Belluschi, a quien Santillán sorprendió de atrás cuando ella regresaba de comprar.

"La policía me agarró de atrás y me asfixió. Tengo las marcas porque me asfixió; tengo un esguince; me tiró contra el vidrio. En un momento pensé que esta mujer me mataba", había relatado Belluschi a este diario tras el hecho. Este arresto no fue filmado, sí el de la empleada del local que había salido porque escuchó los gritos de Belluschi. Varios transeúntes y comerciantes de la zona se presentaron en el lugar y cuestionaron el accionar policial.

Al menos 6 policías estuvieron presentes durante el episodio pero ninguno de ellos pudo actuar para detener un procedimiento que todas luces no era el que correspondía.

Tras el hecho Belluschi, la dueña del comercio, radicó la denuncia en la Unidad Judicial N° 1 patrocinada por el abogado Roberto Mazzucco. Por lo mismo, se tomó testimonio a su empleada. Belluschi sufrió un esguince en uno de sus tobillos además de lesiones visibles en sus brazos y cuello.

El jefe de Policía

“No comparto en primera instancia el procedimiento; la situación no ameritaba para privar de la libertad. Todo eso quedará acreditado en el sumario que se dispuso. He dado directivas a los jefes operativos que dispongan las actuaciones administrativas de rigor”, había puntualizado Agüero ante los medios.

En el marco de la investigación realizada por el fiscal, entre la reunión de pruebas, convocó al jefe de Policía, quien había opinado sobre el hecho después de lo ocurrido. En el testimonio el jefe policial ratificó todo lo dicho en aquel momento.

Antecedente

Actualmente Santillán se encontraría en disponibilidad con un sumario administrativo. La policía tiene antecedente por otro hecho en 2015. Esa causa también fue enviada a juicio el año pasado.

El hecho sucedió en junio de 2015, cuando dos mujeres, quienes se habían dirigido a la Comisaría Décima a efectuar un trámite tuvieron un cruce de palabras con el personal que estaba en la entrada. Acto seguido las mujeres se marcharon del lugar, pero al apartarse unas cuadras, un patrullero se interpuso en su camino y dos mujeres policías, una de ellas Santillán, las obligaron a subir al vehículo en forma violenta. Una de las policías ingresó a la casa para reducirlas. Las mujeres fueron llevadas hasta la Comisaría Décima en donde fueron golpeadas. A una de ellas, que estaba embarazada, la obligaron a quitarse la ropa frente a todos los que se encontraban en el lugar.

Hicieron la denuncia y señalaron que podían describir a una de las policías, a Santillán. Ésta fue identificada y se avanzó en la causa. Fue imputada y enviada a juicio.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar